Los nibelungos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 94 (23430 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CANTAR DE LOS NIBELUNGOS

El sueño de Kriemhild
Cuentan las tradiciones centroeuropeas que en la antigua región del reinado de Borgoña, más precisamente en el castillo de la ciudad de Worms, a la orilla del Rhin, vivía una joven tan noble como hermosa. Kriemhild se llamaba y cuando creció su belleza opacó la de cualquier otra mujer del mundo y sus modales cortesanos hubieran sido adornopara cualquier jovencita.
Sin embargo, a pesar de su hermosura, muy pocos caballeros osaban cortejarla. Tres reyes la cuidaban, sus hermanos Günther, Germott y Geiselher, valientes caballeros hábiles con las armas. La princesa era hija de Uta, reina de gran riqueza y de Dankrat, quien también había sido un intrépido guerrero. Por ello el rey había acumulado una enorme fortuna en botines deguerra que a su muerte heredaron su esposa, la reina, y sus hijos por partes iguales.
Los reyes eran generosos, nacidos de noble estirpe, y tenían en su corte a los mejores guerreros del reino, entre los que se contaba Hagen de Torneja, asesor privado de Günther.
Un día, al cumplir Kriernhild trece años de edad, tuvo una experiencia extraña: soñó que entrenaba un halcón durante largo tiempo yéste era atrapado por dos águilas que lo destrozaban entre sus garras. Desolada, corrió a contarle el sueño a su madre y ella le dio la siguiente explicación:
- El halcón que tú criabas era un noble esposo, pero si no te esfuerzas por conservarlo, pronto te será arrebatado por dos malas mujeres, asesinado como tu ave.
- Eso no sucederá, madre, porque no estoy dispuesta a sufrir por ningúnhombre. Así que permaneceré doncella hasta mi muerte.
Sin embargo, con el correr del tiempo, las palabras de la reina resultarían premonitorias, y la princesa habría de conocer el amor y el sufrimiento.

La niñez de Siegfried
Aproximadamente por el mismo tiempo en que tenía lugar el sueño de Kriemhild, en las lejanas tierras de Netherland (Países Bajos), vivía un joven príncipe, hijo delpoderoso rey Sigmund y la reina Sigelind, regentes de la región de Xantén, cuya ciudad homónima estaba ubicada al sur del Rhin, a corta distancia del río del mismo nombre.
Aquel joven valiente y hermoso se llamaba Siegfried y a la corta edad de trece años, mientras perseguía un corzo en los bosques cercanos al castillo, se le apareció un hombre con aspecto de anciano. Estaba vestido con una túnicablanca y llevaba el rostro y la cabeza cubiertos con un amplio manto del mismo color. Le auguró:
- En pocos años más deberás tomar esposa, pero sólo deberás desposar a Kriemhild, hija del rey de Worms. Volveré a verte cuando llegue el momento y te entregaré algunas cosas que te servirán en tu empresa.
El tiempo pasó rápidamente para el príncipe, que estuvo ocupado en sus cacerías, suaprendizaje de caballero y las fiestas de la corte. Hasta que una noche, el anciano se apareció en su alcoba y le entregó el Tarnkappe, un manto que hacía invisible a su portador, y una espada mágica llamada Balmung, y le dijo:
- Durante la noche del solsticio de verano deberás velar las armas y luego tu padre te consagrará caballero. Entonces deberás partir de inmediato para Worms a solicitar la manode la princesa Kriernhild a su hermano mayor Günther. Pero deberás tener mucho cuidado en el camino, pues te acecharán grandes peligros, aunque también obtendrás grandes beneficios.
Tan pronto como terminaron los torneos entre los nuevos caballeros, entre los que se contaba Siegfried, y los festejos de rigor, el joven príncipe, a pesar de los deseos de sus padres que ansiaban que desposara auna joven de su país, reunió un selecto séquito de doce hombres entre sus amigos más allegados. Entonces se preparó para partir de Netherland, provisto de su manto de invisibilidad y de su fiel espada Balmung.
- Ya que no quieres renunciar a tu proyecto -le dijo el rey el día anterior a su partida -, te ayudaré en todo lo que pueda. Pero hace mucho que conozco a Günther y a Germott y sé que...
tracking img