Los pacientes de freud y sus hermanos dora y otto: sergei y anna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3570 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD INTERCONTINENTAL.

MAESTRÍA EN PSICOTERAPIA PSICOANALÍTICA.
PRIMER SEMESTRE.

“LOS PACIENTES DE FREUD Y SUS HERMANOS DORA Y OTTO: SERGEÏ Y ANNA”.

INTRODUCCIÓN AL PSICOANÁLISIS.
DRA. EVANGELINA RUIZ DE CHÁVEZ

JACINTA SÁNCHEZ ULLOA.
23 MAYO DE 2002.
LOS DOCE MESES DE YO Y MI HERMANO (Fragmento)
Miguel Cobaleda



En enero le saqué los ojos a mi hermano.
Pero no ledejé ciego, solamente le saqué tres de los seis ojos que tenía, para el norte, para el sur, para el este, para el oeste, para el pasado y el futuro.
Le dejé intactos los tres ojos que ven, el del norte para orientarse, el del sur para saber morir, el del pasado para los recuerdos, si no tienes recuerdos no vives.
Con sus ojos restantes yo veo lo que puedo, el oriente del que viene el cristal,el ocaso donde la luz se pierde, el futuro sin huellas, si no tienes futuro no vives.
Mi hermano y yo pedimos limosna en esquinas diferentes, él en la de no saber lo que te aguarda, yo en la de ignorar mi origen.
Somos ciegos pero estamos vivos, somos vivos pero estamos ciegos, a fin de cuentas es la misma esquina.

En marzo le quité a mi hermano esa cosa de luz que se llama amor, pero no quedóinválido, no quedó lisiado, le quité solamente el amor a los otros, no el amor a sí mismo con el cual se vive.
Mi hermano va y viene con ese amor propio, no está descontento, es un buen amor de alta calidad, resistente, sencillo, automático, indestructible, se activa por sí solo, no consume energía.
Yo voy tirando más o menos regular con el amor a los otros que le quité a mi hermano, no estan excelente, no es automático, hay que encender a diario su llama, si no lo alimentas se apaga.
Da una luz... bueno, da luz. No sé qué decir... andas siempre queriendo a gente extraña, nunca sabes por qué, los quieres, simplemente, es raro esto de amar a mi hermano que se ama solamente a sí mismo.

En abril le saqué a mi hermano las almas de su recóndito armario profundo, pero no le maté puessólo le quité dos de sus almas, de las mil que tenía. No voy a enumerar las novecientas
Noventa y ocho almas que le quedaron, todas de fieltro pulido, de ése tan suave que es melocotón y piel de niña, pero eran almas para ir reponiendo según se van rompiendo, almas de gastar y tirar, almas de marca pero de un solo uso.
Aunque con una de ellas se puede vivir, se recuerda, se proyecta, se fingenamores, amistades, cariños, se remeda tristeza, nostalgia, con dos a la vez haciendo contrapunto parecen almas de tres dimensiones, un caleidoscopio de almas que con tres pedazos de trozos semeja maravilla de luz y color y de alma.
Yo con las dos que le he quitado con una odio y con otra amo, las cambio a semanas por que no se arrutinen.

En junio pasado, este junio mismo, todos los junios sonun solo junio, le quité a mi hermano cuando estaba dormido la razón que no usa y tiene en reserva. No supone eso que le haya matado, con esa razón mi hermano solamente aquietaba en tiempos, ahora no lo hace, la víscera conciencia que tuvo y ya no tiene.

En octubre le quité a mi hermano el horizonte al que iba, pero no maté a mi hermano, tiene mil horizontes, nunca va a un horizonte único sin ira la vez a otros muchos, a donde va mi hermano siempre ha estado ya, de donde viene mi hermano es su destino. Con ese horizonte solitario que le he quitado a mi hermano tengo yo un sentido y me dirijo hacia algo, no puedo discutirme, enfadarme conmigo, querer ir a otro sitio y no ponerme de acuerdo, voy a donde voy, no puedo no ir, y cuando llegue allí no podré no haber ido, me gusta tener un solohorizonte, saber que el universo se dirige hacia mí.

En diciembre le quité a mi hermano la imagen mía que tenía en los ojos, el eco mío que tenía en la boca, la luz mía que tenía en el corazón, la púrpura de mi alma que viajaba por sus venas.

Esta vez sí le maté.

INTRODUCCIÓN.

Existen muchos temas a tratar a partir de los historiales clínicos de Sigmund Freud; y en cada uno de...
tracking img