Los reconocimientos de ulises

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (985 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los Reconocimientos de Odiseo



Bien es sabido que La Odisea nos narra el incierto viaje de regreso de Ulises a su isla natal, las pasiones que se manifiestan en el desaforado deseo de regresara Ítaca, posterior a la guerra de Troya y a todos esos acontecimientos que rodean su llegada a su tierra, y en la preparación de su venganza contra los pretendientes

Entre ellas están losdiferentes reconocimientos a los que se enfrenta Odiseo, o bien también llamado Ulises;

Entre las primeras que nombraría se encuentra la inquietante y eficazmente preparada escena del canto 19, en la cualla anciana esclava Euriclea, nodriza de Ulises, le reconoce mientras le lava los pies debido a la cicatriz que este tenía en el muslo.

En Ítaca, Ulises mendiga por la ciudad y se indigna al ver alos pretendientes en el palacio real, acosando a su esposa Penélope. Tiene contacto con Penélope y con algunos pretendientes, pero aún no se presenta a ellos, prefiere esperar y tramar un plan juntoa su hijo para vengarse de estos y ocupar de nuevo el lugar que le corresponde en el trono. Ulises, herido, recibe los cuidados de su nodriza, la anciana esclava Euriclea, que reconoce a su señor.“Al tocar la vieja con la palma de la mano esta cicatriz, la reconoció y soltó el pie de Ulises; dio la pierna contra el caldero, resonó el bronce, se inclinó la vasija hacia atrás y el agua se derramópor el suelo. El gozo y el dolor invadieron simultáneamente el corazón de Euriclea, se le arrasaron los ojos de lágrimas y la voz sonora se le cortó…

– Tú eres ciertamente Ulises, hijo querido, yyo no te conocí, hasta que pude tocarte todo, mi señor, con estas manos.

Así dijo; y volvió los ojos a Penélope, queriendo indicarle que tenía dentro de la casa a su marido. Más ella no pudoadvertirlo desde la parte opuesta, porque Atenea le distrajo el pensamiento. Ulises, apretándole el cuello a la anciana con la mano derecha, con la otra la atrajo hacia sí y le dijo:

– ¡Ama! ¿Por qué...
tracking img