Los triunfadores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1197 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pablo Latapí Sarre Circula profusamente (más de 10 millones de ejemplares vendidos, dice el cintillo) un libro de Stephan R. Covey, Los siete hábitos de la gente altamente efectiva: La revolución ética en la vida cotidiana y en la empresa, obra que se presenta como "la construcción de una autoconfianza a prueba de bomba, a través del desarrollo del propio carácter, de la integridad, la honestidady la dignidad humana (sic)", y que es producto, se asegura, de "una exhaustiva revisión de la literatura del éxito de los últimos 200 años". El autor lo dedica, sin pudor, "a mis colegas que tienen el poder y los transmiten". Este y otros libros semejantes pueden verse como epítomes de un ideario que ha venido permeando en los últimos años la educación del país. La enseñanza privada, y en menormedida también la pública, han enarbolado "los valores del éxito" como ideal educativo: se propone formar en los jóvenes las virtudes de competitividad, eficiencia, pragmatismo, capacidad de resolver problemas y de procesar la información útil; más veladamente se estimula en ellos el afán de lucro y de poder, se les incita al consumo desenfrenado y se les inculca una visión materialista de la vida;el "éxito" consiste en alcanzar el puesto más alto, el mejor salario y la posesión de más cosas. En función de estos valores se define la "excelencia educativa" y con ellos se construye su "liderazgo". Esta filosofía se exhibe con desenfado en la publicidad de muchas universidades privadas; en ella fundamentan las exigencias que plantean a sus estudiantes no menos que las garantías del éxito queprometen a sus egresados; así entienden su misión de formar a las futuras élites del país. La misma filosofía se ha infiltrado también en la enseñanza pública: algunas universidades estatales, escuelas técnicas y aun planteles de nivel básico, particularmente en algunos estados del norte, la han incorporado a sus idearios y prácticas. El sesgo empresarial del actual gobierno es signo ominoso deque esta manera de entender la educación pueda ser legitimada por la SEP en este sexenio; preocupación que podría también documentarse con algunas publicaciones del gobierno de Guanajuato en los tiempos de Fox (como el folleto Así guía dirigido a los maestros); alertar sobre esta posibilidad parece oportuno. Se trata de una filosofía educativa que tiene elementos positivos al lado de otrosinaceptables; un sistema mental que define el sentido de la vida por la superación personal, el vencimiento de los obstáculos, el desarrollo de las capacidades para producir dinero y triunfar en la competencia. Es la filosofía del ganador, fundada en la autoestima, la dinámica del perfeccionamiento continuo y la capacidad de salir avante en situaciones difíciles. Ganador es aquél que está convencido de quees mejor que los demás y puede demostrarlo, que ha aprendido a aplicar la razón instrumental para simplificar lo complejo, que convence a los demás, sabe tomar decisiones y logra relaciones humanas armoniosas. Este es el ideal que guía hoy la educación de las élites del país -empresariales, políticas y sociales-, hombres y mujeres que han llegado a dominar el funcionamiento de sus personas y el de los demás y concentran todas sus energías en el triunfo en los negocios. El fenómeno es sólo el reflejo en el mundo de la educación de la expansión del capitalismo global y avasallador del primer mundo, que absorbe necesariamente a las élites de los países en desarrollo; es el culto a la "excelencia" y a la "calidad total" de la era del mercado, proyectadas ahora a la totalidad del serhumano. Juzgar acerca de esta ideología educativa implica establecer algunas distinciones elementales. Promover la autoestima en los niños y jóvenes es, sin duda, esencial; el desarrollo de toda persona se apoya en su tendencia a superarse, corregir sus defectos y vencer los obstáculos externos; somos seres perfectibles, sujetos y objetos a la vez de nuestro esfuerzo; sin esto, la educación carecería...
tracking img