Lucas 16,9-31

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (792 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La escena de la comida de Jesús en casa de un fariseo importante, a la que también acudieron otros fariseos, y las largas enseñanzas suyas en torno al dinero y su oposición con Dios, concluye conesta historia que cuenta Jesús. El Maestro es un excelente narrador de historias, y construye ésta comenzando por la caracterización de sus dos protagonistas. Jesús los pone situación diametralmenteopuesta. De uno se dice que es rico, del otro, que es pobre; de uno se dice que viste de lino y púrpura, la tela más fina de entonces, del otro, que está cubierto de llagas, lo cubren heridas y dolor; deuno, que diariamente celebra espléndidos banquetes, del otro, que espera comer de lo que caía de la mesa del rico; de uno, si organiza fiestas, suponemos que vive en una casa rica, quizá como la delfariseo en donde Jesús está contando su historia; del otro, sabemos que está echado junto al portal del rico; del rico no sabemos su nombre, y por tanto su nombre puede ser cualquiera; en cambio, delotro, sabemos que se llama "Lázaro", que significa "Mi Dios es ayuda".

Sigue Jesús su historia, y en ella sus dos personajes mueren; ambos confluyen en la muerte, pero, contra lo que pudierapensarse, no es la misma muerte para los dos; mientras que Lázaro es conducido al seno de Abraham, la idea judía del cielo, el rico es sepultado, para habitar el lugar de los muertos. Ahora los separa ungran abismo, a diferencia de la situación inicial,en que sólo los separaba la puerta. Ahora el rico levanta la mirada y contempla a Abraham y a Lázaro, a diferencia del inicio, en que él mismo no quisomirar hacia abajo, para ver a Lázaro; ahora el rico pide a Abraham compasión y la ayuda de Lázaro, cuando él no fue compasivo y solidario con el pobre mientras ambos vivían.

En este punto lahistoria ha llevado el conflicto al extremo y ha revelado su gran tema de fondo: la compasión ante el pobre. Jesús ni está canonizando la pobreza, ni tampoco ha condenado la riqueza. Lo que esta parábola...
tracking img