Magisterio de la iglesia católica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 1054 (263390 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DETZINGER

MAGISTERIO DE LA IGLESIA
SAN PEDRO APOSTOL, (?)-67(?)
Como es sabido, bajo su nombre hay dos Epístolas canónicas. SAN LINO, 67 ( ?) - 79 ( ?) SAN [ANA]CLETO, 79 ( ?) - 90 ( ?) SAN CLEMENTE 1, 90 (?)-99 (?) Del primado del Romano Pontífice [De la Carta , a los corintios] (1) A causa de las repentinas y sucesivas calamidades y percances que nos han sobrevenido, hermanos, creemoshaber vuelto algo tardíamente nuestra atención a los asuntos discutidos entre vosotros. Nos referimos, carísimos, a la sedición, abominable y sacrílega, que unos cuantos sujetos, gentes audaces y arrogantes, han encendido hasta tal punto de insensatez, que vuestro nombre, venerable y celebradísimo, ha venido a ser gravemente ultrajado... (7) Os escribimos para amonestaros... (57) Vosotros, pues, losque fuisteis causa de que estallara la sedición, someteos a vuestros presbíteros y recibid la corrección con arrepentimiento... (59) Mas si algunos desobedecieren a las amonestaciones que, por medio de Nos, Aquél os ha dirigido, sepan que se harán reos de no leve pecado y se expondrán a no pequeño peligro; pero nosotros seremos inocentes de ese pecado... (63) Porque nos procuraréis júbilo yregocijo si, obedeciendo a lo que por el Espíritu Santo os acabamos de escribir, cortáis de raíz la impía cólera de vuestra envidia, conforme a la exhortación que en esta carta os hemos hecho sobre la paz y la concordia. De la jerarquía y del estado laical [De la misma Carta a los corintios] (40) ...pues los que siguen las ordenaciones del Señor, no pecan. Y, en efecto, al Sumo Sacerdote le estánencomendadas sus propias funciones; y su propio lugar tienen señalado los demás sacerdotes, y ministerios propios incumben a los levitas; el hombre laico, en fin, por preceptos laicos está ligado. (41) Cada uno de nosotros [v. h: vosotros], hermanos, en el puesto que tiene señalado [1 Cor. 15, 23], dé gracias a Dios, conservándose en buena conciencia y no transgrediendo la regla establecida de su propioministerio. (42) Los Apóstoles nos predicaron el Evangelio de parte del Señor Jesucristo; Jesucristo fue enviado de parte de Dios... Así, pues, según pregonaban por los lugares y ciudades la.buena nueva, iban estableciendo a los que eran las primicias, después de probarlos por el Espíritu, por inspectores y ministros de los que habían de creer. SAN EVARISTO, 99 (?) - 107 (?) SAN PIO I, 140 (?) -154 (?) SAN ALEJANDRO I, 107 (?) -116 (?) SAN ANICETO 154 ( ?) - 165 (?) SAN SIXTO I, 116 (?) - 125 (?) SAN SOTERO, 165 (?) - 174 (?) SAN TELESFORO, 125 (?) - 136 (?) SAN ELEUTERIO, 174 (?) 189(?) SAN HIGINIO, 136 (?) - 110 (?) SAN VICTOR, 189 ( ?) - 198 (?)

SAN CEFERINO, 198 (?)-217 o bien SAN CALIXTO 1, 217-222
1

Del Verbo Encarnado [De PhiZ0501’)hOl~111ena IX, 1l, de San Hipólito,escrito hacia el año 230] Y [Calixto] inducía al mismo Ceferino, persuadiéndole a que públicamente dijera: “Yo conozco a un solo Dios Jesucristo, y a ningún otro fuera de Él, que sea nacido y pasible)”; otras veces diciendo: “No fue el Padre el que murió, sino el Hijo”, así mantenía entre el pueblo disensión interminable. Nosotros, que conocíamos sus tramas, no cedimos, sino que le argüíamos y nosopusimos a él en favor de la verdad. Él, arrebatado de locura, pues todos se dejaban engañar por su hipocresía, pero no nosotros, llamábanos ditheos (de dos dioses), vomitando violentamente el veneno que llevaba en las entrañas. Sobre la absolución de los pecados [Fragmento del De pudicitia de Tertuliano] Digo también haber salido un edicto y, por cierto, perentorio. No menos que el Pontífice Máximo,es decir, el obispo de los obispos, proclama: “Yo perdono los pecados de adulterio y fornicación a los que han hecho penitencia.” SAN URBANO, 222-230 SAN ANTERO, 235-36 SAN PONCIANO, 230-235 SAN FABIANO, 235-250

SAN CORNELIO I, 251-253
De la constitución monárquica de la Iglesia [De la Carta 6 Quantam sollicitudinen a San Cipriano, obispo de Cartago, del año 252] Nosotros sabemos que Cornelio...
tracking img