Maquiavelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1522 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Colegio Pedro de Valdivia Peñalolén
Trabajo electivo
Maquiavelo



Manuel calderón
Sebastián ríos
III°B
1/06/11

CAPÍTULO XV
De las cosas por la que los hombres, y especialmente los príncipes, son alabados o censurados
“Hay diferencia entre como se vive ycomo se debería vivir, que aquel que deja lo que se hace por lo que debería hacerse marcha a su ruina en vez de beneficiarse; todo príncipe que quiera mantenerse aprenda a no ser bueno y a participarlo o no de acuerdo con la necesidad”.
Todos los hombres, y en particular los príncipes, por ocupar posiciones más elevadas, son juzgados por algunas de estas cualidades, tacaño y avaro.
Un príncipeposee las cualidades que son consideradas buenas pero como no es posible consérvalas todas, es preciso ser tan cuerdo que pueda evitar la vergüenza de aquellas que le significarán la pérdida del Estado, si no puede, no debe preocuparse y mucho menos incurrir en la infamia de vicios sin os cuales difícilmente podrá salvar el Estado, por que a veces lo que parece virtud escasa de ruina, y lo que parecevicio sólo acaba por trae el bienestar y la seguridad.
CAPÍTULO XVI
De la liberalidad y de la avaricia
En este capitulo nos dice que estaría bien ser tenido por pródigo de manera que se sepa que uno es, perjudica; y por otra parte, si se le practica como se le debe practicar no será conocida y se le considerará como el vicio contrario. Un príncipe así acostumbrado a proceder consumirá entales obras todas sus riquezas y se verá obligado, si desea conservar su reputación, a imponer excesivos tributos, a ser riguroso en el cobro y hacer todas las cosas que hay que hacer para procurarse dinero. Lo cual comenzará a tornarlo odioso.
Ya que el príncipe no puede practicar públicamente esta virtud sin que se le perjudique, mejor que no se preocupe si es tomado como tacaño por que con eltiempo será recordado siempre como más pródigo
“Sólo hemos visto hacer grandes cosas a los hombres considerados tacaños; los demás siempre han fracasado. Un príncipe debe reparar poco, con tal de que ello le permita defenderse, no robar a los súbditos, no volverse pobre y despreciable, no mostrarse ladrón, en incurrir en el vicio de tacaño; porque este es uno de los vicios que le hacen posiblereinar”.
CAPÍTULO XVII
De la crueldad y de la clemencia, y si vale más ser amado que ser temido
“Todos los príncipes desean ser tenidos por clementes y no por crueles, deben cuidarse de emplear mal esta clemencia. Un príncipe no debe preocuparse porque o acusen de cruel, y siempre cuando su crueldad tenga por objeto mantener unidos y fieles a los súbditos; con pocos castigos ejemplares será más clemente que aquellos que, por excesiva clemencia dejan manipular sus órdenes”.
Debe ser cauto en el creer y el obrar, no tener miedo de si mismo y proceder con moderación y humanidad. Surge una cuestión: si vale más ser amado que temido, o temido queamado. Nada sería mejor que ser las dos a la vez, ya que es difícil unirlas y siempre ha de faltar una.
Los hombres tienen más cuidado al ofender a uno que se haga amar que a uno que se haga temer; el amor es un vínculo de gratitud que los hombres rompen cada vez que pueden beneficiarse, el temor es el miedo al castigo que no se pierde nunca.
El príncipe debe hacerse temer de modo que evite elodio.
Cuando el príncipe está al frente de sus ejércitos, es necesario que no se preocupe si merece fama de cruel, por que sin esta fama jamás podrá tener ejército alguno q este unido y dispuesto a la lucha.
Como el amar depende de la voluntad de los hombres y el temer de la voluntad del príncipe, un príncipe prudente debe apoyarse en lo suyo y no en lo ajeno, tratando siempre de evitar el...
tracking img