Marcelo salas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (706 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
A comienzos de los 80, época que me es un pláceme recordar, por diferentes motivos, los sábados en la mañana, concurría a unas canchas en Quilín, a practicar fútbol amateur de “alcurnia”.
Integrabael equipo “Los Dragones” (lindo nombrecito), que formaban ente otros Manuel “Loco” Araya, Orlando “Chocolito” Ramírez, Fernando "Pernil" (ojo, hay otro pernil) Torres, todos ex - jugadoresprofesionales. Imagínense que nuestro “aguatero” era Nelson Maldonado, en ese tiempo utilero de la Selección.
¿A qué el recuerdo?
A que una vez terminados los partidos, nos quedábamos a ver el fútbol “joven”,en las canchas de lo que hoy es la ANFP.
Entonces llamaba la atención un taxi, que siempre llegaba atrasado a la cita.
Claro, en él viajaba un niño de mechas tiesas, sentadito adelante, que sebajaba corriendo con un bolso inmenso, (se notaba había servido para otros menesteres), mientras el chofer, que más tarde yo reconocería como su padre, hacía los gesto típicos de agradecimiento a unpasajero que iba por su parte, muy sentado atrás, y se volvía a continuar su “carrera”.
O sea, Marcelito Salas, que era apenas un niño, llegaba a jugar por la “U”, cambiaba la historia de los partidos endos segundos, “Pepe” Ruíz su entrenador le felicitaba, el camarín se llenaba de elogios, recordando las “jugadazas”, y que nosotros le aplaudíamos, mientras, ¡miren lo que son las cosas!, su padredebía trabajar, y perderse el espectáculo.
Esa es mi primera “relación” con Marcelo.
Luego ésta se tornaría periodística ciento por ciento.
Claro, pasaron los años y los Campeonatos luego, y mi olfatoreporteril, como el de muchos, no se había equivocado.
Vino luego el apódo de “El Matador”, las portadas, y algunas entrevistas en recónditos Estadios de Chile, que guardo por ahí, y con el ocre olordel linimento de fondo.
También me ocurrió con Iván, aunque más profesional, y no tan humana la evocación, por el origen ya mencionado.
A los dos los traté con micrófono de por medio, con “el...
tracking img