Mas alla de la media noche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 253 (63114 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Más allá de la
medianoche
Sidney Sheldon
PRÓLOGO
Atenas: 1947
A través del polvoriento parabrisas de su coche, el Oficial de
policía Georgios Skouri miraba cómo los modernos edificios de
oficinas y los hoteles de los barrios bajos de Atenas se
desmoronaban unos tras otros en una lenta danza de
desintegración, como hileras de bolos gigantescos en algún
juego de bowling cósmico.
—Veinteminutos, —dijo el policía uniformado que iba al
volante—. No hay tráfico.
Skouri asintió con aire ausente, sin dejar de mirar los edificios.
Era una ilusión que jamás dejaba de fascinarlo. El calor rielante
del despiadado sol de agosto envolvía los edificios en olas
ondulantes que daban' la impresión de que estuvieran
derramándose sobre las calles en una graciosa cascada de acero
y vidrio.Era muy poco más de mediodía y la calle estaba casi desierta,
pero hasta los pocos peatones que andaban fuera estaban
demasiado aletargados para dedicarle más que una fugaz
mirada de curiosidad a los tres coches policiales que corrían
velozmente hacia el Este en dirección de Hellenikón, el
aeropuerto situado a treinta y dos kilómetros del centro de
Atenas. El jefe Skouri iba en el primerautomóvil. En
circunstancias más habituales, se habría quedado en su oficina,
fresca y cómoda, mientras sus subordinados salían a trabajar

bajo el calor cegador del mediodía, pero las actuales
circunstancias no tenían nada de habituales Y Skouri tenía una
doble razón para hacerse presente personalmente. En primer
lugar, ese día iban a llegar desde diferentes partes del globo
aviones en loscuales viajaban personas muy importantes, y
había que ocuparse de que se les diera la adecuada bienvenida
y de que pasaran por la Aduana con un mínimo de molestias.
Además, y eso era lo más importante, el aeropuerto iba a estar
atestado de periodistas y camarógrafos de órganos de difusión
extranjeros. Skouri no era ningún tonto y esa mañana, mientras
se afeitaba, se le había ocurrido que nole iba a hacer ningún
mal a su carrera— si se lo veía en los noticieros mientras se
hacía cargo de los ilustres visitantes. Era un extraordinario
golpe de suerte el que había decretado que un acontecimiento
de resonancia mundial tan sensacional se produjera en sus
dominios, y Skouri sería un tonto si no lo aprovechaba. Lo
había conversado hasta el último detalle con las dos personas
que enel mundo estaban Más próximas a él: su mujer y su
amante. Anna, una mujer madura, fea y amarga, de cepa
campesina, le había ordenado que se mantuviera a buena
distancia del aeropuerto y se quedara entre bastidores para que
no pudieran echarle la culpa si algo andaba mal. Melina, su
dulce y hermoso ángel de juventud, le había aconsejado que
recibiera a los personajes; estaba de acuerdo conél en que un
suceso semejante podía lanzarlo inmediatamente a la fama. Si
Skouri manejaba bien ese asunto, por lo menos iba a conseguir
que le aumentaran el sueldo y —Dios mediante— hasta podía
ser que lo ascendieran a Comisario de policía cuando se jubilara
el Comisario actual. Por centésima vez Skouri reflexionó sobre
la irónica situación de que Melina fuera su mujer y Anna su
amante, y unavez más volvió a preguntarse en qué se habría
equivocado. Después sus pensamientos se volvieron a lo que
tenía que hacer, Debía asegurarse de—que en el aeropuerto
todo anduviera sobre rieles. Llevaba consigo a una docena de
sus mejores hombres. Sabía que el problema principal iba a ser
controlar a la prensa. Se había quedado azorado ante la
cantidad de reporteros de revistas y periódicosimportantes que
se habían volcado sobre Atenas, provenientes del mundo entero.
Al propio Skouri lo habían entrevistado seis veces, cada una en

un idioma diferente. Sus respuestas habían sido traducidas al
alemán, al inglés, al japonés, al francés, al italiano y al ruso.
Precisamente cuando empezaba a disfrutar de su flamante
celebridad, el Comisario lo había llamado para informarle que...
tracking img