Masculinidad y el trabajo ante la crisis económica global de principios del siglo xxi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6449 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Masculinidad y el trabajo ante la crisis económica global de principios del siglo XXI
LUIS ARMANDO PEDROZA ACEVEDO[1]

Los estudios de género demuestran que en la sociedad contemporánea, se ejerce en casi todo el mundo, una especial clase de dominación y poder, conocido como poder patriarcal o dominación masculina. Gracias al trabajo incansable de teóricas feministas es ampliamente conocida lanoción que establece que este poder patriarcal, es auxiliado de una compleja serie de técnicas de dominación que basadas en creencias, tradiciones, normas, estatutos morales y leyes, producen que los varones se ubiquen en un plano de superioridad respecto de las mujeres, tanto en el mundo privado como en el público. Visto desde este ángulo, la dominación masculina parece tener una sola dirección.En el contexto de la más grave recesión económica mundial, la gran crisis financiera internacional, cuyos efectos harán visibles las grandes desigualdades que asolan el mundo, es oportuno reflexionar sobre la condición de hombres y mujeres, pero esta vez con una pregunta diferente.
Aceptando la existencia de la opresión femenina, preguntémonos si además existe otro tipo de opresión que hastaahora había sido presentada como una posición de ventaja para los hombres.
Las feministas han establecido que el desempeño histórico de las actividades asignadas a hombres y mujeres se ha ligado a la determinación del sexo biológico, “La relación entre sexo y trabajo es considerada en las ideologías sexistas, tan unívocamente determinada que hasta hace poco se ha separado de suconcepturalización[2]”. Así, el hecho de la reproducción biológica se traduce como un mandato hacia las mujeres de realizar el trabajo reproductivo, “Justificado en la división genérica, este trabajo de reproducción es realizado en la sociedad, mayoritariamente por mujeres, como un hecho incuestionable, en cumplimiento de sus atributos sexuales, como eje social y cultural de su feminidad: como madresposas[3]”.
Ladivisión sexual del trabajo, y la asignación del trabajo reproductivo a las mujeres se traduce en una posición de desventaja y sumisión, que las confina a desarrollarse en el mundo privado, en el que no hay retribución o contraprestación que pague dicho trabajo. Por ello, las mujeres que desempeñan el trabajo reproductivo son trabajadoras explotadas casi legítimamente y con una circunstanciaagravante propia de nuestra sociedad moderna, pues su inserción al trabajo productivo y a la vida pública, no ha sido acompañada del desahogo de la carga que implica el trabajo reproductivo, que sigue siendo su asignación casi exclusiva, antes bien, nace la doble y triple jornada de trabajo.
Al respecto es conveniente recordar que la incorporación de las mujeres al ámbito público está lejana de ser unaconcesión del mundo patriarcal o una conquista con todas las ganancias. Históricamente e incluso a nivel familiar, la incorporación en las actividades humanas productivas y remuneradas de las mujeres, rápidamente dejó de ser asunto de elección, para convertirse simplemente en una estrategia de supervivencia.
Es oportuno recordar que un momento trascendente en la incorporación de las mujeres altrabajo masivo en Europa se dio a consecuencia de las grandes conflagraciones bélicas mundiales. La Primera Guerra Mundial (1914-1918) provocó que las fábricas tuvieran que incorporar a las mujeres al trabajo industrial para sustituir la mano de obra masculina que estaba en el frente de batalla. De esta manera las mujeres se encontraron de golpe ante los oficios de los que anteriormente habían sidoexcluidas. Al respecto Thébaud expone, “Durante la Primera Guerra Mundial e inmediatamente después de su finalización se extendió ampliamente la idea según la cual el conflicto bélico había trastocado las relaciones de sexo y emancipado a las mujeres en mucho mayor medida que los años y aun los siglos anteriores de lucha. Tanto la literatura como el discurso era un tópico que la ruptura fuese...
tracking img