Menon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 49 (12196 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MENÓN

MENÓN. –– Me puedes decir, Sócrates: ¿es enseñable la virtud?, ¿o no es enseñable, sino que sólo se alcanza con la práctica?, ¿o ni se alcanza con la práctica ni puede aprenderse, sino que se da en los hombres naturalmente o de algún otro modo?
SÓCRATES. –– ¡Ah!... Menón! Antes eran los tesalios famosos entre los griegos tanto por su destreza en la equitación como por su riqueza; peroahora, por lo que me parece, lo son también por su saber, especialmente los conciudadanos de tu amigo Aristipo, los de Larisa. Pero esto se lo debéis a Gorgias: porque al llegar a vuestra ciudad conquistó, por su saber, la admiración de los principales de los Alévadas ––entre los que está tu enamorado Aristipo–– y la de los demás tesalios. Y, en particular, os ha inculcado este hábito de responder,si alguien os pregunta algo, con la confianza y magnificencia propias de quien sabe, precisamente como él mismo lo hace, ofreciéndose a que cualquier griego que quiera lo interrogue sobre cualquier cosa, sin que haya nadie a quien no dé respuesta. En cambio, aquí, querido Menón, ha sucedido lo contrario. Se ha producido como una sequedad del saber y se corre el riesgo de que haya emigrado deestos lugares hacia los vuestros. Sólo sé, en fin, que si quieres hacer una pregunta semejante a alguno de los de aquí, no habrá nadie que no se ría y te conteste: « Forastero, por lo visto me consideras un ser dichoso ––que conoce, en efecto, que la virtud es enseñable o que se da de alguna otra manera––; en cambio, yo tan lejos estoy de conocer si es enseñable o no, que ni siquiera conozco qué es ensí la virtud. »
También yo, Menón, me encuentro en ese caso: comparto la pobreza de mis conciudadanos en este asunto y me reprocho el no tener por completo ningún conocimiento sobre la virtud. Y, de lo que ignoro qué es, ¿de qué manera podría conocer precisamente cómo es? ¿O te parece que pueda haber alguien que no conozca por completo quién es Menón y sea capaz de conocer si es bello, rico ytambién noble, o lo contrario de estas cosas? ¿Te parece que es posible?
MEN. –– A mí no, por cierto. Pero tú, Sócrates, ¿no conoces en verdad qué es la virtud? ¿Es esto lo que tendremos que referir de ti también en mi patria?
SÓC. –– Y no sólo eso, amigo, sino que aún no creo haber encontrado tampoco alguien que la conozca.
MEN. –– ¿Cómo? ¿No encontraste a Gorgias cuando estuvo aquí?
SÓC. ––Sí.
MEN. –– ¿Y te parecía entonces que no lo conocías?
SÓC. –– No me acuerdo bien, Menón, y no te puedo decir en este momento qué me parecía entonces. Es posible que él lo conociera, y que tú sepas lo que decía. En ese caso, hazme recordar qué es lo que decía. Y, si prefieres, habla por ti mismo. Seguramente eres de igual parecer que él.
MEN. –– Yo sí.
SÓC. –– Dejémoslo, pues, a él, ya que,además, está ausente. Y tú mismo Menón, ¡por los dioses!, ¿qué afirmas que es la virtud? Dilo y no te rehúses, para que resulte mi error el más feliz de los errores, si se muestra que tú y Gorgias conocéis el tema, habiendo yo sostenido que no he encontrado a nadie que lo conozca.
MEN. –– No hay dificultad en ello, Sócrates. En primer lugar, si quieres la virtud del hombre, es fácil decir que éstaconsiste en ser capaz de manejar los asuntos del Estado, y manejándolos, hacer bien por un lado a los amigos, y mal, por el otro, a los enemigos, cuidándose uno mismo de que no le suceda nada de esto último. Si quieres, en cambio, la virtud de la mujer, no es difícil responder que es necesario que ésta administre bien la casa, conservando lo que está en su interior y siendo obediente al marido. Y otraha de ser la virtud del niño, se trate de varón o mujer, y otra la del anciano, libre o esclavo, según prefieras. Y hay otras muchas virtudes, de manera que no existe problema en decir qué es la virtud. En efecto, según cada una de nuestras ocupaciones y edades, en relación con cada una de nuestras funciones, se presenta a nosotros la virtud, de la misma manera que creo, Sócrates, se presenta...
tracking img