El menon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (593 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MENON
Menón plantea a Sócrates de forma brusca las siguientes preguntas: ¿es enseñable la virtud? ¿Se puede adquirir por ejercicio? ¿Les llega a los hombres por naturaleza alguna, o de otro modo?Sócrates le explica que no puede responderle a tales preguntas porque desconoce el significado de virtud. Menón no cabe en su asombro y le explica que todo el mundo conoce la virtud del hombre y dela mujer, la virtud del joven y el viejo... Sócrates le replica que para que todas esas virtudes lo sean tienen que tener algo en común. Menón lo ve muy sencillo y le responde que la virtud es el poderde mandar a lo que Sócrates le responde que no sólo se equivoca (ya que se trata de mandar justamente, pues el tirano no es ningún ser justo) sino que sólo ha definido una virtud entre otras muchas.Le insta a intentarlo de nuevo y Menón ahora incurre en el error de definir la virtud por unas de sus particularidades. Menón entonces se ve obligado a admitir que no tiene la menor idea de lo quepueda ser la virtud, y en vez de querer averiguarlo con Sócrates le pregunta como investigar una cosa que se ignora por completo y cómo en caso de encontrarlo (el significado), saber que se haencontrado. Aquí es donde plantea Sócrates la teoría de la reminiscencia, es decir, que no se aprende, sino que se recuerda. Para demostrar esta teoría hace que un esclavo de Menón, sin ningún conocimientomatemático, descubra una proposición geométrica fundamental. Lo consigue haciendo solamente preguntas. Pero Menón vuelve a retomar su primera pregunta. Sócrates para ello le hace ver que para ser enseñadadebería ser una ciencia, y por ello, habría maestros de virtud, y Sócrates no conoce ninguno. En este momento aparece Anito. Al preguntarle a este último si conocía a algún maestro de virtud a lo queresponde que cualquier ciudadano ateniense sería capaz de enseñar la virtud y no recurrir a los sofistas. Anito aclama a los grandes hombres de bien de Atenas sugiriendo que estos eran grandes...
tracking img