Modernismo y 98 como fenómeno histórico, social y estético.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5380 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MODERNISMO Y 98 COMO FENÓMENO HISTÓRICO, SOCIAL Y ESTÉTICO.

1.Introducción

La generación del 98 y el Modernismo son dos movimientos literarios coetáneos: abarcan aproximadamente las dos décadas que forman la bisagra entre los siglos XIX y XX. Hacia 1900 España tenía 19 millones de habitantes de los que 12 eran analfabetos. Desde 1880 en sectores intelectuales y populares crece eldescontento contra la política de la Restauración. Es una época en la que abundan las denuncias al sistema de turno de partidos viciado por el caciquismo, los desequilibrios sociales y la ineficacia y corrupción del poder. Ese clima de desmoralización es por tanto anterior a la pérdida de Cuba, Filipinas y Puerto Rico en 1898. Sin embargo esa fecha ha quedado como símbolo de ese periodo asociada adecadencia, pesimismo y anhelo regeneracionista.

También toda la cultura europea de la época refleja malestar e inquietud. Es lo que se conoce como crisis de la conciencia europea de fin de siglo, un profundo desacuerdo con las formas de vida de la civilización burguesa. Este clima de desorientación espiritual y crisis de valores entronca directamente con el naciente existencialismo de Heiddeger parael que el hombre es un ser abocado a la muerte. Se trataba de una angustia tan filosófica como vital y entre las consecuencias de la crisis de fe en el racionalismo y el rechazo de su consecuencia artística –el realismo- se cuentan un acentuado rechazo por la observación de la experiencia y un sentido del absurdo de la vida humana. Dado que la vida es ruin y absurda, la más insensata de lasactividades a las que se puede consagrar un artista es la de copiarla. Este alejamiento del realismo será el tema central del ensayo de Ortega La deshumanización del arte. Allí expone que la tendencia del siglo XIX a confundir la vida con el arte y por tanto asignar a este la función de representar la realidad era un aberración en la que no incurrirán los artistas del siglo XX.

En España elmalestar de fin de siglo se manifiesta en la cultura a través del Modernismo y , en este sentido, la denominada generación del 98 sería una variante del modernismo en la cultura castellana. La existencia de esta generación como algo diferente del modernismo ha generado abundante bibliografía. Al respecto encontramos opiniones divergentes. Aquellos como Pedro Salinas que distinguen entremodernistas, que estarían de parte de la estética y grupo del 98, de parte de la ética; y aquellos que niegan la existencia de tal distinción, como R.Gullón que en su artículo “La invención del 98” ataca lo que considera una falsa dicotomía. La invención del 98 es un suceso perturbador pues rompe la unidad de la literatura española de principios de siglo. Hay un solo y amplio movimiento, producto delcambio de sensibilidad cuyos rasgos esenciales son tanto la rebeldía como la renovación del lenguaje en la poesía y en la prosa: el Modernismo.
No parece suficiente ni exacta la distinción ética–estética, lo bueno-lo bello para deslindar Modernismo y 98 como movimientos independientes. Es evidente la exigencia ética que palpita en la estética modernista del primer Valle-Inclán o la exigenciaestética a la que se obliga la ética de Unamuno. Por otra parte ¿donde situaríamos a Machado, primero modernista y que se deshace del esteticismo para convertirse después de 1907 en el poeta del paisaje y de las angustias castellanas en Campos de Castilla? Semejante es la opinión de J.C.Mainer para quien es una falsificación hablar de generación del 98: no hay razón para desgajar algunos nombres delconjunto del Modernismo, pues hay únicamente una común actitud de ruptura. Es cierto que ambos movimientos comparten algunos rasgos sociales, políticos, artísticos y éticos. Todos rechazan el materialismo, el parlamentarismo de la Restauración y la estética realista y recogen influencias culturales comunes: el vitalismo irracionalista de Nietsche, el existencialismo de Kirkegaard, el pesimismo de...
tracking img