Musica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3233 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]



Por “A. M. D’otella “
-PREMIO DAKOTA-















No había terminado sus estudios universitarios, por lo que tampoco pudo conseguir un trabajo decente. Trabajaba de mesero en un restaurante de clase media-alta. Tuvo una vez un piso, pero su salario no le permitió mantenerlo y se vio obligado a devolverlo. Provenía de una familia de buen dinero,pero no obtuvo ayuda económica de ellos. Vivía en un taller compartido con un vagabundo. Tenía un padre viejo, enfermo y malhumorado, un hermano idéntico por carácter al anterior y una hermana joven y bella, que constantemente estaba viajando por el mundo. Estamos hablando de Víctor Manuel Vicente.
Víctor Manuel Vicente era un hombre de buenos tratos con todos, a excepción de su padre y suhermano. Vivía ahorrando para poder ubicarse en un departamento, pero era muy difícil porque las ganancias eran pocas y los costos aumentaban cada día más. Él había sembrado su vida en la fría calle, y poco tenía en el taller, más si no: dos colchas viejas que servían de cama, dos frazadas extremadamente finas y agujereadas, algo de ropa y un teléfono móvil.
Cada noche luego del trabajo,este hombre volvía al taller del vagabundo cansado y con el pensamiento de que nada cambiaría al día siguiente, que todo seguiría absolutamente igual. Desolado se acostaba y miraba la luna a través de una grieta en el muro, imaginando una vida ideal.
Cierto viernes luego de servir en el restaurante L’Ameliest, Víctor Manuel volvió más tarde y más exhausto de lo habitual. Mario (así decíallamarse el callejero), lo esperaba despierto y al presentir la vieja puerta abrirse, se levantó de un salto:
- ¿Por qué ha tardado tanto, amigo mío?
- Tuve que quedarme limpiando más de lo habitual.
Mario no respondió nada, sino que se dejó caer sobre su lecho. El otro lo imitó y pensó: “Tantos años y la vida continúa igual de severa conmigo. Mañana, sábado será mi día defranco. ¿Y qué puedo disfrutar si no tengo nada? Sólo voy a lavar la ropa en el agua de una fuente… Hasta Mario, que no tiene nada, parece ser feliz. Y yo, en cambio, no puedo sonreírle a nada ni a nadie. Que negatividad, Dios…”. Como otras veces, miró la luna y se durmió sin esperar ninguna transformación al día contiguo.
Le siguió una noche pesada, sin sueños. Sin embargo, a lamadrugada le había despertado el sonido de su móvil: ¡Una llamada!
- ¿Diga? – atendió Víctor Manuel aún dormido - ¿Quién es a tan temprano horario?
- ¿Hola…? – respondió una voz femenina y entrecortada, quebrada quizá - ¿Víctor… Víctor Manuel? ¿Hermano, me oyes?
- ¡Inés, cielo! – reconoció a su hermana menor, la trotamundos – Dime, ¿cómo haz estado? ¿A qué se debe tu llamado tantemprano? ¿Ha… ha sucedido algo?
- Sí, algo horrible – y se escucharon sollozos - ¡HORRIBLE!
- Por Dios, cálmate mujer. Cuéntame, ¿qué ocurrió? ¿Alguien te ha hecho algo malo? Mira que por ti soy capaz de …
- No, no – le interrumpió Inés Vicente – Nadie me hirió….
- ¿Y entonces? Vamos, Inés. No me dejes con la intriga…
- Nuestro padre… - Ella no pudo terminar lafrase y rompió a llorar.
- Falleció, ¿cierto? – concluyó él, indiferente.
La viajera, sorprendida por la dureza de su hermano dejó de llorar.
- ¿Y por qué estás tan impenetrable? ¿Acaso no te ha… no te ha dolido la noticia?
- ¿Dolerme? – preguntó él - ¿Por qué habría de dolerme la muerte de un hombre con el cuál no tenía buenos modos, ni lo quería, ni él me quería a mí?¿Por qué llorar por él? Sólo tengo su apellido, y ya. ¿Y qué con eso? ¿Acaso hizo algo él, por mí? Yo vivo teóricamente en la calle, mientras que él mantiene o mantuvo toda una compañía de libros, moda y todas esas cosas por la que la gente siente debilidad. No sabes lo que dices: no me pondré feliz por su muerte, pero tampoco lloraré. Te respetaré, pero limitándome a mis sentimientos.
-...
tracking img