Nada de nada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4808 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 4 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hola; acá les dejo el monográfico referente a las“Teorías filosóficas de la ciudadanía”, sobre America Latina. El mismo gira en torno a la lectura de dos libros principalmente, el primero Las venas abiertas de América Latina, y algunos artículos del profesor Aragües recopilados en el texto Sartre en la encrucijada, los póstumos de los años 40.
Entre el americano y el europeo:
Que el infiernosean los otros, bien podría entenderse como la ley regente de la Historia. El tiempo nos ha dado innumerables ejemplos de todo lo que muchos han sufrido por muy pocos. En ese padecer se ha desarrollado un infierno propio de cada momento y situación; un lugar que, a sabiendas de su presencia, se haya oculto en las líneas de un cuento. Para América, Europa supuso su infierno. Hay que intentarcomprender el porqué de ello.
Entre los exóticos paisajes, fantásticos a tales límites que llevaron a los cartógrafos a ubicar al Edén en América del Sur(1); entre las nunca suficientes riquezas, entre el oro, la plata, el azúcar, el café, y tantos otros motivos que justificaron cualquier tipo de explotación, ¿Qué encontró el europeo al llegar al Nuevo Mundo? Tal vez, aquello a lo que se le prestó menosatención; una riqueza aun más valiosa que todos los metales preciosos del continente, aquello en lo que se sustentó un ciclo de explotación que se resolvía no de manera impuesta, sino más bien, como una exigencia natural. El conquistador descubrió aquello que justificaría su inmediato proceder; el derecho.
Débese partir de un precepto indispensable, y solo a partir de él, el más absolutoirraciocinio tendrá una razón de ser capaz de justificar una historia bañada por tanta sangre. El americano autóctono no era un igual, más, a saber, uno de los seres más inferiores de la creación. Pero su inferioridad no se reducía a un retrógrada desarrollo social, más al producto de una tragedia evolutiva. Hegel dijo, “de América y de su grado de civilización, tenemos información de su desarrollo, perocomo una cultura enteramente particular que expira en el momento en que el Espíritu se le aproxima. La inferioridad de estos individuos en todo respecto es enteramente evidente”(2). Hay que entender, que no se trata de una mera justificación de raigambre filosófica para nuestra situación, más una simple evidencia natural. El europeo era superior, y en su superioridad se encomendó a si mismo lanoble tarea de otorgar al indígena una identidad. Y a partir de ella nacería el derecho; un derecho natural capaz de otorgar al aborigen americano un estado del que no podría salir.
América era el vasto imperio del Diablo, nos dice Galeano. Pero la fanática misión contra la herejía de los nativos se confundía con la fiebre que desataba el brillo de los tesoros del Nuevo Mundo. Confusión que llevó auna cultura con Cristo como emblema sagrado a santificar una tierra tan malévola y dañina como podía ser la América salvaje. Y por tan sagrada empresa, ante un enemigo capaz de poner en riesgo la propia fe, se justificó la existencia de un Estado opresivo y de control. En este conflicto se desarrolló la batalla ontológica por la libertad.
Violencia, súplica y exigencia son el modo en como sedefine la libertad según Jean Paul Sartre; al menos una de las formas en que intentó explicar cómo se desarrolla la relación entre conciencias. El existencialista concibió la batalla por la libertad de tres maneras distintas. Ahora cabe hablar de una de ellas; aquella basada en la jerarquización.
Hemos de partir de dos conciencias, dos Nosotros-sujetos, uno europeo, otro americano. La relación entreambas conciencias se basará en la violencia, la súplica y la exigencia. El resultado se dejará apreciar en la cosificación de una, en pos de afirmar la libertad de la otra. La violencia es la afirmación incondicionada de la libertad, pero solamente la afirmación de cierto género de hombre. De ella se deriva una jerarquización ontológica reconocida por ambos nosotros-sujetos. Dicho reconocimiento...
tracking img