Narracion amigo secreto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1619 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
(Sin nombre) Todo comenzó el jueves a las 15:30 cuando llegó el primer mensajito. No sé, pero supongo que se trataba de alguna imagen que, desafortunadamente, no pude ver ahora que lo pienso, tal vez si la hubiera visto, no me habría puesto tan loca. En su lugar aparecía un texto que decía: «No hay nada para mostrar». Vi el número desde el que se enviaba y nada, no lo conocía. Como me sacó deonda, lo primero que pensé fue que alguien se habría equivocado de número y me habría llegado el mensaje a mí, así que, como ni siquiera sabía lo que quería decir, pues no hice nada. Luego, un poco más tarde, a las 17:00, me llegó otro mensaje del mismo remitente: «Hola! sabes quién soy?». Y ahí es donde comenzó mi paranoia. Primero pensé: “Maldición, ¿y ahora a quién le di mi número y ni meacuerdo?”. Después creí que podría ser nuevamente alguien que me estaba confundiendo y, finalmente, como hace unas dos semanas recibí el famoso mensajito de «ganó un Jetta y doscientos mil pesos», pensé: “Chispas, ¿y si es alguien ‘malo’, una de esas llamadas de extorsión que anuncian en la radio?” Así que respondí «No», y en otro mensajito, más tarde, ya con la duda sembrada: «Quién eres?». Y ya, todotranquilo. Claro, sin considerar que por mi cabeza pasaban las caras de todas las personas que había conocido en los últimos dos meses, la gente a la que por alguna razón le había dado mi teléfono y las personas que podrían estarme escribiendo por cualquier cosa, quién sabe qué. Y pensé, “Bueno, ya cuando responda me dirá quién es, si es que me conoce. Seguro sólo es alguien que conozco y mequiere cotorrear”. Asunto arreglado, salí de la editorial porque ya era medio tarde. Ya en la calle, a las 18:48, suena mi teléfono y recibo el tercer mensaje: «Ya sabes quién soy y tu eres Iliana Juarez» [sic]. Entonces pensé: “No. Esto ya no me gusta. Es alguien que, por lo menos, sabe cómo me llamo. ¿Y por qué no quiere decirme quién es, qué le pasa?” Entonces lo que hice fue contestar, ya mediomolesta, pero sobre todo, medio asustada: «No sé por qué supones que debería saber quién eres». Todo el camino lo que pensaba era: “¿Y por qué me dice con tanta seguridad que ya sé quién es? ¿Cómo voy a saber quién es? ¿Quién es? Pues yo qué sé, alguien hasta ahora no sabía si hombre o mujer que me quiere molestar y que ya me está hartando. Un seudosecuestrador. Alguien con quien me porté mal. Un‘chistosito’ que se quiere pasar de listo”. Sumemos a lo anterior que para esos momentos ya Claudia estaba al tanto de lo que pasaba, así que cuando me llegó el último mensaje le llamé por teléfono y le pregunté qué hacer, pues no quería decidir sola. Claro, también por mi mente pasó que, si me ocurría algo, al menos una persona estaría enterada y, si en algún momento me encajuelaban, habría unapista para encontrarme. Recuerdo que cuando le llamé iba yo en un taxi de sitio porque no me gustan los libres y pensé: “Bueno, al menos aquí voy segura, ¿qué tal si es alguien que me pudiera estar siguiendo?”. La solución que ella me propuso fue no contestarle, no hacer caso, y ver qué pasaba más tarde. Por supuesto, pudo más mi incertidumbre. Poco rato después vi a mi caballero andante quien, fiela su doncella, quiso aclarar la situación y llamó desde mi teléfono al misterioso número. No obtuvo respuesta, más allá de la que le diera el “Buzón Telcel”. Esa situación, como era de esperarse, me puso más nerviosa aún porque, “¿Quién diablos, si de verdad quiere ponerse en contacto conmigo, no contesta cuando le llamo? Esto ya está muy raro. No sólo me estoy enojando, en serio me estoyasustando, pero pues, ¿qué hago?”. Y no hice nada, llegué a mi casa y no recibí más mensajes por ese día. La mañana del viernes transcurrió sin SMS. Salimos a comer y en algún momento platiqué de mi situación con Claudia y con Martha. Pensamos en quién podría ser el autor o la autora de los mensajes y no llegamos a conclusión alguna. Así que regresamos al trabajo. Pasaron unos minutos y a las 15:26...
tracking img