Neurosis abandono

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2745 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
199

UN CASO DE NEUROSIS DE ABANDONO*
Arantxa Trigueros Olmedo** y Elena Sanz Rivas***.

Resumen: Estudio de la neurosis de abandono a partir del análisis de un caso de una familia de 11 hermanos, de los cuales 7 han estado institucionalizados. En este contexto se analizan las patologías asociadas al abandono, por parte de los padres, durante la infancia. A través del trabajo en psicoterapiade 7 de ellos se confirma la existencia de sintomatología abandónica en trastornos tales como depresión, agresividad, adicciones, trastornos en la sexualidad, etc. Palabras clave: Neurosis de abandono. Adicción. Carencia afectiva. Depresión. Institucionalización. Maltrato.

*** El primer autor que utiliza el término Neurosis de abandono es Germain Guex, para designar un cuadro clínico en el quepredominan la angustia de abandono y la necesidad de seguridad. Estima que el abandónico no ha superado el Edipo, el cual constituye una amenaza excesiva a su seguridad. La neurosis de abandono estaría relacionada con una perturbación del Yo que a menudo sólo se pone de manifiesto durante la cura analítica. La sintomatología del abandónico se evidencia por una inseguridad afectiva fundamental. Lanecesidad ilimitada de amor o “glotonería” afectiva representa una búsqueda de la
* Comunicación presentada en el XIV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y Adolescentes, que bajo el título “Las relaciones tempranas y sus trastornos” se celebró en Oviedo los días 5 y 6 de octubre de 2001. ** Psicóloga Clínica. Psicoterapeuta psicoanalítico. Dirección:C/ Antonio Arias, 4-6º D. 28009 MADRID e-mail: rantxi@hotmail.com. Tfno.: 91 573 38 26 *** Psiquiatra. Psicoterapeuta psicoanalítico
CUADERNOS DE PSIQUIATRÍA Y PSICOTERAPIA DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE, 2001; 31/32, 199.207

200 UN CASO DE NEUROSIS DE ABANDONO

seguridad perdida o nunca tenida, cuyo prototipo es la fusión primitiva del niño con la madre. No correspondería tanto a un abandonoreal como a una actitud afectiva que es sentida como negadora del amor. Se da una intolerancia a la frustración, que como veremos, puede llevar al abandónico a sustitutos como la dependencia del alcohol y/o las drogas. Nuestro paciente es el noveno de 11 hermanos, de los que 7 han estado o están en terapia. L. ha sido objeto de abandono, tanto afectivo como físico, por parte de sus padres: loimportante de esta dinámica familiar es el fracaso de ambos en ejercer las funciones nutricias y normativas hacia la prole, rechazando cada vez más a los hijos que seguían naciendo a pesar de no poder asumir las responsabilidades ya adquiridas con los anteriores. Se observa negligencia, hacinamiento, abuso sexual de las hijas, maltrato... A medida que se progresa en el orden de los hermanos el grado dedesorganización familiar aumenta siendo cada vez más los hermanos desatendidos e institucionalizados, el menor desde los cuatro meses hasta los 9 años de edad. L. tiene 32 años cuando acude a consulta, después de un ingreso para desintoxicación alcohólica. Bebe desde los 14 años y consume cocaína desde hace 6 ó 7. Presenta sintomatología depresiva y paranoide que precisa de tratamiento combinadocon psicoterapia y psicofármacos. Los padres nunca se han llevado bien, con discusiones frecuentes pero sobre todo una relación fría y distante. El padre trabajaba a menudo fuera del pueblo y apenas veía a la familia. Las condiciones económicas nunca fueron buenas, no existiendo una planificación de los embarazos. La madre presumía de tener tantos hijos, aunque los rechazaba al nacer y delegaba sucuidado en la segunda hija, que todos los hermanos reconocen como auténtica madre. De la misma forma el hermano mayor ha hecho las veces de padre, porque el auténtico, para sus hijos, “es buena persona, no se mete con nadie, pero nunca le decía nada a mi madre.”
CUADERNOS DE PSIQUIATRÍA Y PSICOTERAPIA DEL NIÑO Y DEL ADOLESCENTE, 2001; 31/32, 199.207

ARANTXA TRIGUEROS OLMEDO y ELENA SANZ...
tracking img