Niños

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2942 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ni
Niños maltratados
Federico Ortiz Quezada

Acudo a esta reunión por la responsabilidad social que otorga una medicina que asume a la bioética como pilar de la actuación de nosotros, médicos del siglo XXI. Porque aun cuando la medicina, desde siempre, ha sido una disciplina necesariamente ética, es a partir de 1972 con las proposiciones de Van Raenslaer Potter que incorpora la metodologíacientífica en su quehacer ético. Tal hecho se debe a los avances que la ciencia médica ha traído consigo; si antes la filosofía dirigió a la ciencia, ahora observamos que la ciencia médica está orientando a la filosofía. Esta revolución biológica es de tal magnitud que ya se está modificando la naturaleza humana.

La historia de la humanidad, que es la de una gran marcha hacia la libertad y elprogreso, ha revelado el incremento de la conciencia. Esta facultad profundamente humana, la de la conciencia, tiene como característica su continuo y permanente crecimiento. Así, de una conciencia automática –hace 100 mil años– el hombre pasó a la adquisición de una conciencia de sí –hace 30 mil años– y después con la epopeya griega, con el nacimiento de la historia y la tragedia, se transformó enconciencia del inconsciente, fenómeno que se expresa en la obra de arte y en la filosofía, en Eurípides, Sócrates, Esquilo, Sófocles, más tarde en Shakespeare, Montaigne, Pascal y muchos más que acrecen su número conforma nos acercamos a nuestro tiempo el cual advierte la conciencia del futuro como señala el neurofisiólogo John C. Eccles debido a las transformaciones que están modificando nuestrocerebro.

Tal ensanchamiento de nuestras facultades cognitivas se expresa en la preocupación ampliada que va de nuestro ser a nuestra familia, sociedad, nación, raza humana. Se revela también en el interés y cuidado que ahora sostenemos por los animales y el medio ambiente. Antes no era así: hombres y mujeres asumíamos una profunda diferencia con nuestro entorno y entre nosotros mismos. Encambio, ahora, los descubrimientos en genética han demostrado nuestra semejanza con los otros pues, en tanto los seres humanos compartimos el 99.9% de nuestro código genético, conformamos la misma raza no hay diferencias entre caucásicos, mongoloides o negros, como afirmó, en el siglo XVII, Johann Friedrich Blumenbach –dando lugar al racismo ahora censurado acremente por absurdo–. No nada más eso,compartimos el 98.4% de nuestro ADN con el chimpancé y tenemos una estrecha similitud con el resto de los animales y el cosmos en general ya que somos lo mismo, provenimos de lo mismo: el 99% del universo y de la materia viviente está compuesta por seis elementos que son hidrógeno, helio, carbono, nitrógeno, oxigeno y neón, lo cual ha llevado a los poetas a decir que el hombre es polvo de estrellas.Ahora que, gracias a la ciencia, tomamos conciencia que somos seres caídos del cielo, iniciamos una corriente de pensamiento que nos obliga a cuidar nuestro entorno. La ecología, hoy día, se hace eco de San Francisco de Asís que humilde hablaba del hermano lobo, de la hermana piedra. Somos uno entre todos y, en este sentido, es posible afirmar que el otro soy yo y por eso debemos afirmar nuestraconsideración a los demás. Respeto manifestado en el texto bíblico “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Cuanto más a los seres a quienes debemos protección, educación, ayuda, nuestros hijos, aquellos que vinieron después en el tiempo pero antes en el cuidado.

No siempre fue así, esta consideración a los demás es reciente, como señalé: nuestra conciencia se ha ampliado al tiempo que el universose distiende. La humanidad fue sumamente destructiva con los suyos, pasó por un periodo esclavista que perdura hasta el siglo XX, todavía en la actualidad se menosprecia a ciertas personas por el color de su piel, a diario vemos como se martiriza a los animales y con dolor constatamos la forma en que se maltrata a los niños. En nuestra tradición judeocristiana y grecolatina podemos observar los...
tracking img