Nicolas maquiavelo, el principe, capitulo 17

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1458 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo XVII
De la crueldad y la clemencia; y si es mejor ser amado que temido, o ser temido que amado

Paso a las otras cualidades ya citadas y declaro que todos los príncipes deben desear ser tenidos por clementes y no por crueles.

Y, sin embargo, deben cuidarse de emplear mal esta clemencia 440 César Borgia era cruel, pese a lo cual fue su crueldad la que impuso el orden en laRomaña, la que logró su unión y la que la volvió a la paz y a la fe 441 .

Que, si se examina bien, se verá que Borgia fue mucho más clemente que el pueblo florentino, que, para evitar ser tachado de cruel, dejó destruir a Pistoya.

Por lo tanto, un príncipe no debe preocuparse porque lo acusen de cruel, siempre y cuando su crueldad tenga por objeto el mantener unidos y fieles a los súbditos 442 ;porque con pocos castigos ejemplares será más clemente que aquellos que, por excesiva clemencia, dejan multiplicar los desórdenes, causa de matanzas y saqueos que perjudican a toda una población, mientras que las medidas extremas adoptadas por el príncipe sólo van en contra de uno 443 .

Y es sobre todo un príncipe nuevo el que no debe evitar los actos de crueldad 444 , pues toda nuevadominación trae consigo infinidad de peligros.

Así se explica que Virgilio 445 ponga en boca de Dido:
Res dura el regni novitai me talia cogunt Mofiri, el late fines custode tueri
Sin embargo, debe ser cauto en el creer y el obrar, no tener miedo de sí mismo 446 y proceder con moderación, prudencia y humanidad, de modo que una excesiva confianza, no lo vuelva imprudente, y una desconfianzaexagerada, intolerable 447 .

Surge de esto una cuestión: si vale más ser amado que temido, o temido que amado 448 .

"Nada mejor que ser ambas cosas a la vez; pero puesto que es difícil reunirlas y que siempre ha de faltar una, declaro que es más seguro ser temido que amado 449 .

Porque de la generalidad de los hombres se puede decir esto: que son ingratos, volubles, simuladores, cobardes anteel peligro y ávidos de lucro 450 .

Mientras les haces bien, son completamente tuyos: te ofrecen su sangre, sus bienes, su vida y sus hijos 451 , pues, como antes expliqué, ninguna necesidad tienes de ello; pero cuando la necesidad se presenta se rebelan.

Y el príncipe que ha descansado por entero en su palabra 452 va a la ruina al no haber tomado otras providencias; porque las amistadesque se adquieren con el dinero y no con la altura y nobleza de almas 453 son amistades merecidas, pero de las cuales no se dispone, y llegada la oportunidad no se las puede utilizar.

Y los hombres tienen menos cuidado en ofender a uno que se haga amar que a uno que se haga temer 454 ; porque el amor es un vínculo de gratitud que los hombres, perversos por naturaleza, rompen cada vez que puedenbeneficiarse; pero el temor es miedo al castigo que no se pierde nunca 455 .

No obstante lo cual, el príncipe debe hacerse temer de modo que, si no se granjea el amor, evite el odio 456 , pues no es imposible ser a la vez temido y no odiado; y para ello bastará que se abstenga de apoderarse de los bienes y de las mujeres de sus ciudadanos y súbditos 457 y que no proceda contra la vida dealguien sino cuando hay justificación conveniente y motivo manifiesto 458 ; pero sobre todo abstenerse de los bienes ajenos 459 , porque los hombres olvidan antes la muerte del padre que la pérdida del patrimonio 460 .

Luego, nunca faltan excusas para despojar a los demás de sus bienes 461 , y el que empieza a vivir de la rapiña siempre encuentra pretextos para apoderarse de lo ajeno, y, por elcontrario, para quitar la vida, son más raros y desaparecen con más rapidez 462 .

Pero cuando el príncipe está al frente de sus ejércitos y tiene que gobernar a miles de soldados, es absolutamente necesario que no se preocupe si merece fama de cruel, porque sin esta fama jamás podrá tenerse ejército alguno unido y dispuesto a la lucha 463 .

Entre las infinitas cosas admirables de Aníbal se...
tracking img