No no

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2430 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
(VII JORNADAS GASTRONÓMICAS COCINA DEL CONVENTO)

El año de 1538 don Francisco de Mendoza y Bobadilla bendijo la iglesia del convento de San Pablo de la orden de predicadores. El oficiante era, a la sazón, obispo de Coria, después sería obispo de Burgos, arzobispo de Valencia, cardenal, gobernador y capitán general de la república de Siena y reputado como uno de los hombres más doctos de sutiempo. Su padre don Diego Hurtado de Mendoza, muy vinculado a Carlos V, era el primer marqués de Cañete, el primero que había ostentado el título tras la muerte de su abuelo, que lo había recibido de los Reyes Católicos dos días después de su fallecimiento. Por línea materna el oficiante era nieto de don Andrés de Cabrera, primer marqués de Moya y conde de Chinchón y mayordomo mayor de los ReyesCatólicos, y de Beatriz de Bobadilla, que habían fundado en 1504 otro convento de dominicos, bajo el título de la Santa Cruz, en Carboneras de Guadazaón, para custodiar la Santa Hijuela de los Corporales de Daroca, que había entregado la reina Isabel a doña Beatriz, su camarera. En aquella ocasión bendijo el convento don Juan Pérez de Cabrera, protonotario y arcediano de Toledo, hermano del fundador ytío abuelo del mencinado don Francisco de Mendoza y Bobadilla.

El fundador del convento de Cuenca fue enterrado al año siguiente en el crucero de la iglesia. El sepulcro estaba cubierto con una lápida de piedra blanca con la figura del difunto y la siguiente inscripción. “Aquí está el cuerpo del indigno canónigo Juan del Pozo primero fundador de esta casa y monasterio, pide y ruega porreverencia de Nuestro Señor Dios le supliquen haya misericordia de su ánima, murió año de 1539 a 5 de noviembre”.

Juan del Pozo, el fundador, había nacido en Almodóvar del Pinar. Después de regentar las parroquias de Valera de Abajo y El Provencio, accedió a la dignidad de canónigo obrero en la catedral de Cuenca, una prebenda que debió producir pingües beneficios, como lo da a entender la cantidad deobras que se realizaron en la catedral y el obispado en aquellos momentos. No se los quedó para sí, como podía haberlo hecho, sino que los prodigó con absoluta generosidad, no solamente construyendo el monasterio, sino también el puente sobre el Huecar que le da acceso a la ciudad, del que decía José Mª Quadrado que era obra de romanos. Para levantar este edificio contrata a Juan y Pedro deAlviz, naturales de Alviz (Vizcaya), pertenecientes a una familia de artistas, de condición hidalga, unos de los arquitectos platerescos más importantes del momento en Cuenca. Posteriormente Pedro de Alviz edificaría parte de la iglesia de Priego y la de Santa María de Alarcón.

Las trazas eran similares a las de los antiguos monasterios, que a su vez recordaban la villa romana, girando laedificación alrededor del claustro central, que para los monjes contemplativos venía a representar el paraíso, y los cuatro accesos a la fuente central, los cuatro ríos del relato bíblico. En el flanco norte la iglesia, que al mismo tiempo serviría como resguardo de los vientos más fríos. Según anota Mª Luz Rokiski, la disposición de la casa conventual era la siguiente: ”en el lado de la fachada occidentalun zaguán, dos cámaras, alta y baja, en donde el portero guardaría las limosnas (los dominicos eran una orden mendicante), el refectorio, la cocina con una gran chimenea y un fregador, dos habitaciones, una para que durmiera el cocinero y otra para los cacharros, una despensa y sobre la cocina las habitaciones para el servicio del monasterio. Encima del refectorio o la portería la librería. Acontinuación, en la crujía de la iglesia una serie de habitaciones con chimeneas. En el tercer largo un zaguán, la sacristía y la sala capitular en el piso bajo, y en el alto celdas para los monjes (que tendrían acceso a la iglesia a través de una escalera en el transepto, como era habitual). Asimismo, construyeron unas caballerizas”. Guiado por el efecto propagandístico del cardenal de San Jorge,...
tracking img