No se ni me interesa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (391 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las virtudes humanas se arraigan en las virtudes teologales que adaptan las facultades del hombre a la participación de la naturaleza divina. Son disposiciones estables del entendimiento y de lavoluntad que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe.
Las virtudes morales crecen mediante la educación, mediante actos deliberados y con elesfuerzo perseverante. La gracia divina las purifica y las eleva. Pueden agruparse en torno a las cuatro virtudes cardinales: prudencia, justicia, fortaleza y templanza.
Prudencia
Dispone la razónpráctica para discernir, en toda circunstancia, nuestro verdadero bien y elegir los medios justos para realizarlo.
Justicia
Consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que leses debido.
Fortaleza
Asegura, en las dificultades, la firmeza y la constancia en la práctica del bien.
Templanza
Modera la atracción hacia los placeres sensibles y procura la moderación en el usode los bienes creados.

Las virtudes teologales se refieren directamente a Dios. Disponen a los cristianos a vivir en relación con la Santísima Trinidad. Tienen como origen, motivo y objeto, a Diosconocido por la fe, esperado y amado por Él mismo. Fundan, animan y caracterizan el obrar moral del cristiano.
Informan y vivifican todas las virtudes morales. Son infundidas por Dios en el alma delos fieles para hacerlos capaces de obrar como hijos suyos y merecer la vida eterna. Son la garantía de la presencia y la acción del Espíritu Santo en las facultades del ser humano

Fe
Por la quecreemos en Dios y en todo lo que El nos ha dicho y revelado, y que la Santa Iglesia nos propone como objeto de fe, porque Él es la verdad misma.
Esperanza
Por la que aspiramos al Reino de los Cielos ya la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas, sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo. Por la...
tracking img