Nose

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2056 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CRÓNICA DEL DESCUBRIMIENTO

En medio de contradictorias corrientes se ha celebrado el V centenario del Descubrimiento. Ninguna, que sepamos, le desconoció su vasta importancia. No fue poco abrir el camino del Mar Tenebroso y hallar luego la bendición del Océano Pacífico. Como no fue de escasa monta haber recorrido el Hemisferio de una punta a otra y dejado a través de él sus fundaciones. Conrazón se precia España de haber llevado sus banderas, su lengua, su religión, su estilo de vida a otro mundo, hasta entonces envuelto en el misterio de su inmensidad apenas explorada. Del 12 de octubre, fecha augural de la historia moderna, hizo su fiesta nacional, como timbre de honor, ganado merced a la empresa realizada en su nombre y bajo su patrocinio. Los resentimientos étnicos, silenciadospor tantos años, no disminuyen la magnitud de su hazaña, ni sus indisculpables excesos ulteriores eclipsan la significación intelectual y espiritual de sus aportes.
En la comarca donde nacimos y crecimos no se percibía ninguna huella de conflicto racial. La raza era una misma. En el fondo, vibraba el aliento hispánico, con uno que otro soplo germánico, pero había el orgullo de los antepasadosguanes. De las encomiendas, o repartimientos de indios entre los colonizadores, no quedó huella. Los conflictos fueron, más bien, de orden social y económico, como el de los Comuneros o como otros de limitado radio de acción. Nunca se planteó controversia por la mayor o la menor pureza de la sangre. Era una sola, enriquecida por la diversidad de su savia. Tal vez, por esa misma igualdad, la inclinacióndemocrática.
A ese pedazo del solar santandereano habían hecho su arribo castellanos, astures, extremeños, quizá también andaluces. El duro talante de los primeros se impuso sobre los demás. Acaso era el que mejor se avenía con el paisaje y el temperamento original del núcleo aborigen. Individualista, no le faltaría el fermento comunitario, cuandoquiera viere violados sus derechos. Contra lasinjusticias se amotinaría solidariamente, sin preguntar por el linaje de cada uno, compartidas como eran las raíces. Salvo en la ribera del río Magdalena, no se observaban gentes de color, probablemente porque fue escasa la minería del oro, en su mayor parte cernido del agua de los ríos.
Sin reservas nos acostumbramos a celebrar el 12 de octubre como fiesta de la raza propia. No de los españoles,ni de los alemanes menos numerosos, ni más tarde de los inmigrantes árabes, sino de todos. Al genio visionario de don Cristóbal Colón se le rendía culto por haber traído la civilización judeo-cristiana, sin cobrarle su desmedida fascinación por el oro o sus pecaminosos arrebatos esclavistas. En un nicho se le tenía colocado, como gran Almirante del Mar Océano, reprimiendo el rencor ancestral porsus desmanes con la población nativa, en el trato de conquistador astuto y despiadado. Mundo aborigen En la adolescencia percibimos el eco de problemas que en otras zonas todavía duran. El nombre de Jambaló resonaba como grito de guerra. Los indígenas desposeídos reclamaban su derecho a la vida y a la tierra. Víctimas de la violencia de los usurpadores, trataban de reconquistar lo que se les habíareconocido como indisputablemente suyo.
Luego iríamos conociendo las tribus esparcidas por el territorio nacional. También las poblaciones aborígenes de Ecuador, Perú, México y Guatemala. En el primero de esos países, la riqueza se contaba todavía de acuerdo con el número de indios. Por sus cabezas, como lo hacía el mismo Colón.
Cuánto nos asombró el espectáculo del mundo indoamericano. Sucalendario, sus creaciones monumentales, su refinada cirugía. Comprobamos entonces cómo el imperio hispánico había construido sus colonias definitorias, principalmente sobre las ruinas de sus poblaciones florecientes. Lo mismo en México que en la Sabana de Bogotá. De las estelas de Tikal, la abandonada y prodigiosa capital maya, sacamos la conclusión de que no había sido aquel pueblo aislado sino en...
tracking img