Novela taller

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1297 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo II
Rio Gallegos
Después de casi dieciocho horas de viaje desde Neuquen, el colectivo arribo a la pequeña terminal de Rio Gallegos, Sebastian despertó unos minutos antes de que el vehículo ingresara a la terminal, por lo que se alisto rápidamente, camino hacia el baño, se peino, mojo su cara a modo de despabilar el sueño que tenia colgado.
Al volver a su butaca miro por las ventanas deambos lados, y observo el viento que soplaba afuera.
Eran las cuatro y media de la madrugada del domingo, tenía una reserva echa en el hotel Provincial, tomo un taxi en la entrada a de la terminal y se dirigió al hotel, realizo el check in, como le dicen todos, o el ingreso propiamente dicho, un botones lo acompaño hacia su habitación en el cuarto piso, aunque solo llevase un bolso es loprotolar en los hoteles, y de paso claro está la oportunidad del botones de hacer una diferencia en su economía y recibir propina.
Sebastian abrió la puerta, tomo el bolso de la mano del botones y con la otra mano extendió diez pesos, −Gracias Señor, cualquier cosa que necesite, no dude en avisar, trabajo hasta las doce del medio día− Dicho esto el joven botones volvió hacia el ascensor. Sebastianhabía aprendido en los muchos viajes de trabajo que dar propina a los botones era muy importante, mas aun cuando la estadia era larga, esto le aseguraba conseguir datos fiables y atención mas personalizada, cosa que cuando se esta solo en un lugar que no es el hogar, hace mas llevadera la estadia.
Coloco el bolso y la mochila en el piso de la habitación, rápidamente se desvistió, se dirigió al baño,abrió la ducha y dejo que el agua le cayera en la espalda, caliente, y abundante una buena ducha según los gustos de el.
La habitación tenía dos camas, utilizo una como guardarropas, abrió el bolso y coloco todas las prendas de manera ordenada sobre la cama, puso a cargar ambos teléfonos, el personal y el de la empresa, coloco la camisa y el pantalón que llevaría puesto al otro día, sobre unasilla, llamo a la recepción y le indico al conserje que lo despertasen a once de la mañana, mientras explicaba esto miro el reloj, era casi las seis de la mañana, pero no quería dormir de día así tenía un buen sueño por la noche, ya que el lunes tenia que comenzar a trabajar, el horario en Gallegos era de siete de la mañana a cuatro de la tarde, con una hora para comer al medio dia, pero la basequedaba a casi veinte minutos del hotel, por lo que tendría que despertarse a las seis para poder desayunar, y alistarse sin tener que correr.
El teléfono sono a las once en punto, despertó y lo primero que hiso fue mirar sus celulares, en el personal tenia tres mensajes, claro dos de su esposa, uno de su hermana mayor, en el otro tenia dos llamdas perdidas de números que no reconocia, pero eradomingo, asi que se limitaría a llamar a esos números por la tarde.
Llamo a Claudia, su esposa, el dialogo era el mismo siempre, como había llegado, y como le había ido en el viaje, si el hotel era de su agrado, y que tenia planeado hacer lo que le quedaba del domingo.
Desayuno en el bar del hotel, luego consigio los teléfonos de urgencia, asi los llamaba el, el numero de un taxi, dirección y numerode la clínica mas completa que había en la ciudad, y el de la policía, esto también lo aprendió por experiencias pasadas.
Se coloco una pequeña pulsera en la cual podía escribir con tinta indeleble en uno de sus lados, “Hotel Provincia”, esto claro esta era su procedimiento personal de seguridad, cualquier cosa que podía pasarle podían saber donde se hospedaba y de allí sacar todos los datos queuna guardia podía necesitar, teléfonos de familiares, trabajo etc.
Salió del hotel cerca de las doce y media, había un sol radiante afuera, pero el frio era intenso, camino unas cuadras, la verdad es que no había mucho para hacer en Gallegos, no había cines ni shoppings, según averiguo, se sento en una plaza ensendio un sigarro despues de casi dos días sin fumar, un maldito vicio, como lo...
tracking img