Novo millenium ineunte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3121 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
-INSTITUTO SUPERIOR FASTA CATAMARCA-

NOVO MILLENIUM INEUNTE



INTRODUCCION

 
Juan Pablo II se dirige a todos con la intención de comunicarnos, hacernos saber que al comienzo del nuevo milenio en el que hemos celebrado los dos mil años del nacimiento de Jesús y seabre para la Iglesia una nueva etapa de su camino, resuenan palabras con las que Jesús, invitó al Apóstol a « remar mar adentro » para pescar: «Duc in altum »
¡Duc in altum! Esta palabra y nos invita a recordar con gratitud el pasado, a vivir con pasión el presente y a abrirnos con confianza al futuro. La alegría de la Iglesia, ha sido grande este año. Se ha convertido, más que nunca, en puebloperegrino, que ha implicado a todos sus miembros.
Es imposible medir la gracia que ha tocado las conciencias. Pero ciertamente, un « río de agua viva », que brota « del trono de Dios y del Cordero » se ha derramado sobre la Iglesia. Es el amor misericordioso del Padre que, en Cristo, se nos ha revelado y dado otra vez.
Por eso, siente el deber de dirigirse a nosotros para compartir el canto dealabanza. Pensó en esta celebración como una convocatoria en la cual la Iglesia, treinta y cinco años después del Concilio Ecuménico Vaticano II, habría sido invitada a interrogarse sobre su renovación.
¿Lo ha logrado el Jubileo? Nuestro compromiso está ante la mirada de Dios. Pero no podemos olvidar el deber de gratitud por las « maravillas » que Dios ha realizado por nosotros. Al mismo tiempo,exige ser considerado e interpretado, para escuchar lo que el Espíritu, ha dicho a la Iglesia. Sobre todo, es necesario pensar en el futuro que nos espera, durante estos meses, hemos mirado hacia el nuevo milenio, viviendo el Jubileo no sólo como memoria del pasado, sino como profecía del futuro. Es preciso aprovechar la gracia recibida. Es una tarea para las Iglesias locales. En cada una de ellas,en la Palabra, en la comunión y en la « fracción del pan » está presente y actúa la Iglesia de Cristo. Es en la realidad concreta de cada Iglesia donde el misterio del único Pueblo de Dios asume aquella especial configuración que lo hace adecuado a todos los contextos y culturas.
Este encarnarse de la Iglesia. Es, pues, el momento de que cada Iglesia, reflexionando, analice su fervor y recupereun nuevo impulso para su compromiso espiritual y pastoral.

1. El Encuentro con Cristo, herencia del Gran Jubileo

El Año Jubilar se ha movido y vivido como un "único e ininterrumpido canto de alabanza a la Trinidad", como camino de reconciliación y como signo de genuina esperanza para quienes miran a Cristo y a su Iglesia. La coincidencia del Jubileo con la entrada en un nuevo milenio,ha favorecido la percepción del misterio de Cristo, en el gran horizonte de la historia de la salvación.
Este año Santo fuertemente caracterizado por la petición de perdón, para contemplar con mirada más pura el misterio. A su vez hemos dado gloria al Señor por todo lo que ha obrado en el tiempo, concediendo una gran multitud de santos y de mártires a nuestra Iglesia. Juan Pablo recuerda quemirando a los peregrinos, no se puede sino callar y adorar, se debe confiar humildemente en la acción misteriosa de Dios y cantar su amor infinito. También aclama que los jóvenes han sido para Roma y la Iglesia, un don especial del Espíritu de Dios, el Papa les pide una opción radical de fe y vida, llamándonos a una tarea estupenda: hacerse centinelas de la mañana, en esta aurora del nuevo milenio.Recuerda luego sus diversos encuentros con peregrinos de diversas clases: niños, trabajadores, familias, presos, artistas del mundo del espectáculo, de los cuales recuerda como fue dicho encuentro con cada grupo.
Si la Eucaristía es el sacrificio de Cristo que se hace presente entre nosotros, ¿cómo podía su presencia real no ser el centro del Año Santo dedicado a la encarnación del Verbo? Y...
tracking img