Og mandino el ángel número doce

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 15 (3709 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 6 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO I
(Resumen)

Durante muchos días después del funeral hice lo que había parecido cada día como una corriente de tráfico se convirtió gradualmente en un largo camino circular, lo último que deseaba era la compasión de mis amigos y vecinos.
Los pasados diecisiete años habian sido especiales llenos de muchos momentos preciosos, pero ahora antes de mi cumpleaños número cuarenta la vida yano valía la pena vivirla.
Movía con lentitud y me detenía para observar cada una de las fotografías familiares. Los tiempos buenos y las ocasiones especiales, todavía me resultan vividas que casi podía escuchar las voces y risas.
Moví mi silla giratoria un poco hacia mi derecha, me incline tire de la jáladera y el cajón se abrió en el interior se encontraba una pistola automática colt calibre45, que comprara de segunda mano en Santa Clara, unos diez años antes. Junto al arma estaba una caja de cartuchos; Yo odiaba las pistolas, coloque el instrumento letal sobre el papel secante de mi escritorio y lo observe.

Levante con el pulgar y el índice extremo del oficio de la pistola, y a pesar de mi estado mental quebrantado, un nombre traspaso mi autocompasión, y aumento mi confusiónHemingway ¡Santo dios! ¡un fantasma de mi niñez!. Había descubierto los libros de Hemingway en la biblioteca local, cuando tenía diez años ese verano devore todos los libros que pude encontrar de él y tome la decisión de que los libros que pude encontrar me dieron esperanzas de ser escritor; un escritor famoso ¡Que vida maravillosa sería esa! Y entonces mi héroe me falló, un día de 1961 se colocó en lacabeza una escopeta y tiro del gatillo. Me incline hacia delante y observe de nuevo el cañón de la pistola, mis ojos se llenaron de lágrimas, mire por el ventanal. A lo largo de toda la parte trasera de la casa había una pradera con varías rocas de granito, enormes arbustos altos de arándanos y un estanque pequeño lleno de ruidosas ranas verdes, pinos, abedules, arces y algunos fresnos. Sally yyo nos enamoramos a primera vista de la casa.
Sally y yo decidimos buscar casa en mi ciudad natal Boland y tuvimos éxito.

CAPITULO II
(Resumen)

Recuerdo vívidamente el raro espectáculo de la aglomeración del tráfico. Al acercarme empezamos a escuchar los tambores de la banda. La ciudad de Boland con más de 5000 habitantes, fundada en 1781 era una comunidad típica de Nueva Inglaterra.-¡Vaya exclamó Rick! – Puedo permanecer aquí en el coche y esperarlo.
Señale hacia la manta ¡BIENVENIDOS A CASA FAMILIA HERDING BOLAND ESTA ORGULLOSA DE USTEDES!
-Mira eso Rick ese saludo te incluye a ti
-¿Por qué?
- ¡TU ERES UN HARDING!. . . Estas en esto con nosotros.
Un policía uniformado, empezó a hacer señales con los brazos en forma protectora y al bajarnos del auto con ellos nos rodeo. –Tengan la amabilidad de tomarse de la mano y seguirme hasta el estrado, no se detengan a saludar. – Nos dijo en voz alta y con la cabeza señalo hacia el estrado.
En el estrado estaban los otros invitados, Steve presentó a Sally a Rick y a mí con los tres administradores municipales, no conocía a ninguno de ellos con anterioridad Steve se detuvo junto a la siguiente silla pero no hizo unapresentación pregunto:
-Recuerdas a esta dama John – Me incline, era una mujer pequeña, llevaba puesto un vestido floral delicado, su cabello plateado.
Me miro con timidez - ¿Es usted señorita Wray? – Pregunte me arrodille para abrazar a mi maestra de primer grado, le bese la mejía con suavidad.
Después de presentarla con Sally señalo a Rick.
-¿Es este tu hijo John? – Pregunto.- Si es Rick. Estará entercer gado ese otoño.
Después de la celebración mi vida se desplomo; Sally y Rick viajaban por la autopista Everest para hacer unas compras cuando una vieja camioneta sufrió el reventó de su llanta delantera izquierda.
Choco de frente con la camioneta de Sally. Sally y Rick murieron del impacto… volví a colocar a cargador, levante la pistola hasta mi frente ¡Y entonces un ángel . . . salvó...
tracking img