Ojala fuera cierto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 237 (59186 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
 

  OJALÁ FUERA CIERTO 
       

**Marc Levy** 
 

Traducción de Teresa Clavel 
  

Marc Levy                                                                                           Ojalá fuera Cierto      Título original: Et si cʹétait vrai...   Traducción: Teresa Clavel   1.a edición: septiembre 2000  © Éditions Robert Laffont, S.A., París, 2000   © Ediciones B, S.A., 2000 Bailen, 84 ‐ 08009 Barcelona (España)  www. edicionesb, com  Printed ín Spain ISBN: 84‐406‐9685‐X   Depósito legal: BI. 1.837‐2000  Impreso por GRAFO, S.A. – Bilbao    Edición digital Adrastea, Enero de 2006.    Esto es una copia de seguridad de mi libro original en papel, para mi uso  personal. El amigo a quien acabo de prestarlo estará obligado a destruirlo una  vez  lo  haya  leído,  no pudiendo  hacerse,  en  ningún  caso,  difusión  ni  uso  comercial del mismo.    

‐ 2 ‐

Marc Levy                                                                                           Ojalá fuera Cierto   A Louis      1    Verano de 1996    Acababa de sonar el pequeño despertador que había sobre la mesita de noche de madera clara. Eran las cinco y media, y una luz dorada que sólo esparcen los  amaneceres de San Francisco bañaba la habitación.  Toda  la  familia  dormía:  Kali,  la  perra,  tendida  al  pie  de  la  cama,  sobre  la  alfombra, y Lauren, enterrada bajo el edredón, en el centro de la gran cama.  El  apartamento  de  Lauren  sorprendía  por  la  ternura  que  emanaba.  Estaba  situado en el primer piso de una casa victoriana de Green Street y se componía  de  un  salón con  cocina  americana,  un  amplio  dormitorio,  un  vestidor  y  un  enorme cuarto de baño con ventana. El suelo era de tablas de madera alargadas  de  color  tostado,  excepto  en  el  cuarto  de  baño,  donde  estaban  pintadas  de  blanco  alternando  con  pequeños  cuadrados  en  negro.  Las  paredes,  blancas,  estaban  decoradas  con  dibujos  chinos  antiguos  adquiridos  en  las galerías  de  Union Street, y una moldura de marquetería finamente cincelada por las manos  de un hábil ebanista de principios de siglo, que Lauren había barnizado en un  tono  caramelo,  bordeaba  el  techo.  Unas  alfombras  de  coco  ribeteadas  de  yute  beis  delimitaban  los  espacios  del  salón,  el  comedor  y  la  chimenea.  Frente  al  hogar,  un  gran  sofá  tapizado  en  algodón  crudo invitaba  a  arrellanarse.  Los  escasos  muebles  dispersos  estaban  dominados  por  preciosas  lámparas  con  pantallas plisadas, que había ido adquiriendo a lo largo de los tres últimos años.    La noche había sido muy corta. La guardia de Lauren, doctora interna en el  San  Francisco  Memorial  Hospital,  se  había  prolongado  mucho  más  de  las veinticuatro horas habituales debido a la llegada, a última hora, de las víctimas  de un gran incendio. Las primeras ambulancias habían llegado a urgencias diez  minutos antes del relevo y Lauren había comenzado a enviar a los heridos a las  diferentes salas de preparación, ante la mirada desesperada de sus compañeros.  Con una metodología de virtuoso, auscultaba en unos minutos a cada paciente, le asignaba una etiqueta del color correspondiente a la gravedad de su estado,  redactaba un diagnóstico preliminar, ordenaba las primeras pruebas y enviaba  a  los  camilleros  a  la  sala  apropiada.  La  clasificación  de  las  dieciséis  personas  desembarcadas entre las doce y las doce y cuarto de la noche terminó a las doce  y  media en  punto,  y los  cirujanos  cuya presencia  se había requerido pudieron  comenzar  las  primeras operaciones  de  aquella  larga  noche  a  la  una  menos  cuarto.  Lauren había asistido al doctor Fernstein en dos intervenciones seguidas y no  regresó a casa hasta que recibió la orden expresa del médico, quien la convenció  ‐ 3 ‐

Marc Levy                                                                                           Ojalá fuera Cierto ...
tracking img