Ola de esperanza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (989 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
"En primer lugar está el peligro de la apatía: la creencia de que no hay nada que un hombre o una mujer puedan hacer en contra los múltiples males que azotan el mundo. Contra la miseria, contra laignorancia, la injusticia o la violencia. Sin embargo, muchos de los grandes avances del mundo, de pensamiento y de acción, han salido de la labor de un solo hombre. Un joven monje impulsó la Reformaprotestante, un joven general extendió un imperio desde Macedonia hasta los con¬fines de la tierra; y una joven reclamó el territorio de Francia. Fue un joven explorador italiano quien descu¬brió elNuevo Mundo. Y a sus treinta y dos años de edad, Thomas Jefferson proclamó “que todos los hombres son creados iguales”. Arquímedes dijo: «Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo».
A nuestras hermanasrepúblicas allende nuestra frontera meridional les ofrecemos una promesa especial: convertir nuestras buenas palabras en buenos hechos mediante una nueva Alianza Para el Progreso; ayudar a los hombreslibres y los gobiernos libres a despojarse de las cadenas de la pobreza. Pero esta pacífica revolución de esperanza no puede convertirse en la presa de las potencias hostiles. Sepan todos nuestrosvecinos que nos sumaremos a ellos para oponernos a la agresión y la subversión en cualquier parte de las Américas. Y sepa cualquier otra potencia que este hemisferio se propone seguir siendo el amo desu propia casa.

A esa asamblea mundial de estados soberanos, las Naciones Unidas, que es nuestra última y mejor esperanza de una era en que los instrumentos de guerra han sobrepasado, con mucho, alos instrumentos de paz, renovamos nuestra promesa de apoyo: para evitar que se convierta en un simple foro de injuria, para fortalecer la protección que presta a los nuevos y a los débiles, y paraampliar la extensión a la que pueda llegar su mandato.

Por último, a las naciones que se erigirían en nuestro adversario, les hacemos no una promesa sino un requerimiento : que ambas partes...
tracking img