Oro nazi: las cuentas durmientes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1392 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El mundo estaba en guerra. Las tropas alemanas invadìan uno a uno, países europeos y nada ni nadie parecìa contenerlas. En medio del pánico y la miseria que sometía a los habitantes del campo de concentración más cèlebre de la Historia, Auschwitz, el rabino Isaac Hintermayer parecía vaticinar la herencia que dejaría tan perversos planes: la historia tendrìa que hacer justicia por el genocidioperpetrado contra el pueblo judío".Promediaba el año 1943 cuando los alemanes sometían una gran parte de Europa, millones de judíos eran aniquilados siendo previamente saqueados de cualquier pertenencia de valor que después de ser amontonadas o convertidas en lingotes dándole al gobierno alemán la ocasión de acumular un significativo depósito que permitiese a la Alemania nazi financiar los gastos dela guerra y actualizar y volver moderno su armamento militar, por un lado, y la certidumbre de conseguir promover el renacimiento del partido nazi en Sudamérica en caso de una posible capitulación, por el otro. Lingotes con el sello alemán y justipreciados en millones de francos eran acarreados en camiones con colores suizos desde un punto de Europa hacia otro e incluso cruzaba el charco. .Durantetodos estos años fueron los intereses económicos y políticos los que acusaron el silencio de las naciones involucradas hasta que la tan anhelada justicia fidedigna y una ley de libertad de información de la legislación norteamericana promoviesen que el informe, hasta ahora secreto, viese la luz. El nuevo milenio sumado a la ardua labor llevada adelante por el Congreso Mundial Judío, las victimasdel Holocausto y algunos historiadores salvó de las tinieblas en las olvidadas bóvedas pertenecientes a los más importantes bancos suizos infinidad de tesoros acumulados por los nazis a partir de interminables recuerdos inconclusos como el oro de una alianza, la funda de una muela, la caja de un reloj de pulsera e innumerables pequeños objetos fundidos en lingotes de oro tras ser sustraídos a lacomunidad judía durante la Segunda Guerra Mundial. Las denominadas cuentas durmientes en las “lavanderías suizas“ acogían todo aquel oro judío y quedaba escondido en las arcas suizas en cuentas bajo nombres y claves simuladas; la eterna sospecha ha llevado a una serie de investigaciones exponiendo datos que apuntan a que la probable neutralidad de Suiza no fuera tal ya que el incorruptible paísrealmente estuvo directamente envuelto en el tráfico del oro nazi por encargo de los nazis. El trofeo de guerra a propósito de la tribulación vivida no sólo pareció impartirse entre alemanes y suizos sino que fueron varios países los que se vieron mezclados en esta operación; Portugal, Turquía, Suecia, Argentina, España y hasta el propio Vaticano aceptaron el oro nazi como retribución por sus favoresya que les auxiliaba a resolver sus angustiosos cuadros financieros. La Cumbre de oro llevada a la práctica en la ciudad de Londres resultó uno de los aspectos concluyentes, a partir de la creación de un fondo de solidaridad para las víctimas del Holocausto ,y así fue como fue que este asunto termino internacionalizándose . Sin lugar a dudas. la desavenencia de este secreto bancario se convirtióen una de las pruebas más difíciles para la justicia; siempre la banca suiza había hecho oídos sordos a las innumerables pedidos de apertura de sus bóvedas y a una mayor transparencia, la investigación que se llevó a través de las imaginarias rutas donde se acarreó dicho oro y el apoyo conjunto ha dejado de lado las teorías especulativa y ha prestado vigilias que explican la deuda histórica quemuchos países europeos y americanos mantienen con los mártires del horror nazi y sus familias. Algunos países que se proclamaron por sí mismos neutrales durante la segunda guerra mundial como España, Portugal, Argentina, Suecia, Canadá y por supuesto Vaticano, se arrogaron el rol y la vía de drenaje para todo aquel oro robado. Tras la guerra, España se las compuso para ceder sólo una mínima parte...
tracking img