Padre oyentes hijos sordos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2221 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Padres sordos, hijos oyentes. Un mundo muy especial

María Luisa Benedetti

Es este un tema que me preocupo toda la vida y fue explicado por mí cuando se me dio la oportunidad de quedara sentado en un libro.

Cuando deambulo por memorias de mi infancia siempre hay algo que no puedo superar y es la tristeza que me persigue por no haber tenido la infancia en su totalidad. Evoco por ejemplouna sesión de análisis cuando me veo plenamente en la remembranza de mi niñez y no puedo continuar porque me sorprende el llanto por María Luisa en su infancia. Pero hubo de pasar 40 años de vida y 23 años de psicoanálisis para verme en lo real.

Mi infancia con deseos de jugar con los chicos oyentes de padres oyentes. Pero que crueles somos en la niñez, no dejaba de aparecer en algún momento laburla por mi que era la diferente …”sos la hija de los mudos, te podemos romper los juguetes y por más que grites tu vieja no te va a escuchar”. El pasaje donde jugamos estaba lejos de mi departamento. Cuanta soledad. No le contaba a mamá lo sucedido era inútil, se daría cuenta de mi vergüenza. Años duros que pasaron para reivindicarlos y también para vencer mi retraimiento. Es cierto y no measusta lo expresado porqué es parte de mi profesión: psicoanálisis en lengua de señas argentina.

Yo era la niña “oreja” de mis padres ya sea para intervenir en cosas de los mayores o mentir sobre situaciones que no eran mías. Rememoro ciertas cosas como por ejemplo a los tres años mamá me llevaba a hablar por teléfono a mi tía para que le avisara a otra de los silencios o sea sorda que se laesperaba en mi casa, a la tarde, donde tomarían el té. El teléfono no era nuestro sino el del almacén de don… quién después que había cumplido con el mensaje de los adultos me levantaba en brazos y me regalaba un caramelo, era lindo ese pedazo de niñez.

Ser la voz de mis padres, una intérprete permanente del sentido silencioso de sus palabras. Ir al médico o a un abogado y contarles los másvariados discursos. Evitar llorar si me perdía en el zoológico porque me llevarían al sitio preciso donde estaba el micrófono que de nada serviría para los oídos de mi padre. Papá me encontraría en el mismo lugar donde nos separamos y ahí si la verdadera alegría, luego un regalo por haberme sentido tan mal, era parte de mi infancia.

La escuela era un lugar donde más ocultaba a mis padres. Elloseran diferentes al resto y sentía mucha vergüenza y al mismo tiempo mucha desprotección. Pero así se vivía la niñez. Muchas cosas hoy recuerdo gracias al análisis que tuve que hacer, sino hoy seguro que no sería psicoanalista de personas que viven en otra clase de sonidos.

Por supuesto que esto era parte de las historias que nos contábamos mutuamente los hijos de padres sordos. Tantas cosassimilares. Como ir a la asociación de sordos y ponernos a gritar malas palabras porque nuestros padres no nos escuchaban. Pero igual caían en la cuenta cuando una vecina nos acusaba por lo que hacíamos con tanta libertad. No existían psicólogos especialistas en niños-adultos hijos de padres sordos. Por suerte hoy en día cuentan con psicólogos que manejan el tema. Es un trabajo que ejerzo con muchasatisfacción.

Debo aclarar que mis padres ya no existen por lo que puedo hablar en absoluta y respetuosa libertad. Y los años me han enseñado a verlos y sentirlos como padres que quisieron ser.

En realidad creo que los hijos oyentes de padres sordos son otra comunidad aparte. Para ello cito mis propias palabras del libro Sordo - ¿mudos? – (un mundo a conocer) …La calidad de común no sólo esser hijos oyentes de padres sordos; hay algo del orden de la pertenencia que tiene que ver con estar inmersos en un doble mundo que sólo es posible por la extensión de una Lengua materna que nos convoca”. Y esto se repite en los hijos mayores, quienes son sometidos por sus hermanos menores al discurso que mantiene con los padres de ambos. “ A partir de esto nuestras historias, sobre todo las...
tracking img