Pasión, nacer y engrandecer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (688 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Todo comenzó hoy alas 2:45am cuando de pronto oí un ladrido de Pasto mi perro actual desde que tenía 5años, se sentía abrumado por la noche que lo comía mientras pasmado veía pasar la sombra de uncarro que en su interior solo llevaba a un hombre de tez blanca con la cara erguida, acompañado de una mujer de piel torneada como el mismo sol deslumbrante, en ese momento salte de la cama sorprendidoy sin mas ni más corrí de prisa y me dirigí ala puerta de mi aún vacía casa, al asomar la cabeza por la ventana oí un ruido extraño y decidí averiguar de donde provenía al voltear me di cuenta que erael televisor que había permanecido prendido desde que decidí ir ala cama la noche anterior hasta la hora en la que me percate de que a pasto le pasaba algo, al girar mi cabeza ala puerta me di cuentaque la sorprendente mujer de abundante cabellera que abordaba en ese entonces aquél antiguo carro que parecía no poder avanzar más estaba frente a mi puerta con toda intención de tocar, de prontolevanto la cara y pude apreciar una mirada profunda que en su interior pedía ayuda, mi cara fue de asombro al rozar mirada con mirada que no pude evitar hacer un gesto de alegría ya que después de que mimadre murió un 31 de Enero, no había vuelto a ver a una mujer cerca de mi casa, por la repugna de la gente hacía mi persona ya que en el pueblo se decía que mi madre había muerto de una enfermedadque se llama ¨la col¨ esta enfermedad según la gente del pueblo hace que las mujeres que tocan a quien la porta, se les deforma la vagina y no puedan tener primogénitos. Al abrir la puerta temblando ledije: buena noche, al ver que no reaccionaba, le dije: busca a alguien, ella solo levanto la cara y estiro la mano, atemorizado incline la cabeza hacía sus bronceadas manos y dude en cogerlas depronto sus labios se abrieron y en el aire flotaron las palabras: tomalas que mi deseo no es más que ese al venir aquí, al coger las palabras que lanzó al aire como una orden, no tuve objeción al...
tracking img