Periquillo sarniento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1062 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“PERIQUILLO SARNIENTO”
Continuación del Reporte de Lectura:
El llego a la hacienda en compañía de un amigo de su padre, ahí se encontró con su amigo uno que conocía desde primero de primaria el que lo había acompañado en todo como su sombra; estuvo platicando como una muchacha de la hacienda que era bonita que se llamaba ponciantla, escucho ruidos en el patio, era Juan largo que venía en sucaballo.
Lo saludo y le dio un abrazo, durante la comida se hablo de muchas cosas que él no entendía, la señora comento que había visto un cometa y que eso era señal de que algo iba a pasar, y más cosas raras que pasaban con estos fenómenos.
Un día torearon becerros, al principio él se escapa de su enojo del becerro, pero en una de esas lo levanto por el aire y lo hizo caer en la tierra; por elgolpe se le reventaron los botones y cuando se levanto se le cayó el pantalón hasta los tobillos.
Después de unos días y más cosas que habían pasado el periquillo volvió a la capital con sus padres.
En su casa fue muy bien recibido, su padre lo llamo a solas y le dijo: .-Un pobre como tú, para subsistir se ve en necesidades de ser sacerdote, teólogo o canonista y si es seglar debe ser médico oabogado. No exigió de ti una resolución de inmediato, ocho días te doy para que lo pienses bien-.
Yo fui a consultar con un amigo, Martin Pelayo, que era un lacho casi tan pernicioso como JuanLargo, de unos veinte años, jugador como Birjarí y más enamorado que Cupido; ya vestía hábitos clericales.
Cuando él le informo de sus dudas se hecho a reír y le comento: .- Estudia para clérigo como yo. Esla mejor carrera, un clérigo es bien visto en todas, todos los respetan aunque sean tontos, y le disimulan los defectos; nadie se atreve a contradecirlos, tienen el mejor lugar en los bailes y en el mejor juego.
Mira tú, el otro día, en cierta casa de juegos se me antojo no perder un albur, aunque me habían ganado y me levanté con el dinero mío y el ajeno; el dueño reclamaba con razón que erasuyo, pero yo grite, me enojé, juré, cogí el dinero y me Salí a la calle sin que nadie dijera esta boca es mía. Aun clérigo nunca le falta un peso.
Al día siguiente su buen padre lo llamo a su estudio y le dijo: .-Hoy se cumple el plazo de ti para que resolvieras sobre la carrera que piensas seguir. ¿Qué has resuelto? .- Señor le respondió-., he pensado ser clérigo.
No tardo mucho en ver en launiversidad a su amigo Pelayo y le conto que había resuelto estudiar teología.
.-Sera un perdedero de tiempo-. Me dijo-, ya que no te gusta estudiar. Vente conmigo. Ahórrale a tu padre el dinero que puedas, y confía en mi. Te llevare a varias casas de señoritas finas que tengo de tertulias. Te enseñare a jugar billar, tresillo y albures. Pasaras buena vida.
Pelayo trato de inmediato con lo ofrecidoy me llevo a varias tertulias que frecuentaba con señoritas que se llamaban la Cucaracha, la Pisobonito, la Quebrantahuesos, y otras. Con tan buenas compañías salí un bailador incansable, financiero y atrevido.
Un año tarde en aprender todas esas engañifas, salí maestro, capaz de poner cátedra de chapuzas a lo decente; porque hay dos clases de chapucerías: una grosera y baja como la de losborrachos que juegan rayuela en una esquina. Y la otra, que se compone de muchachos extraviados que con sus copas, saquitos y perfumes, son unos ceñosos de por vida, tramposos y escandalosos en los bailes. De esta clase de pillería es de la que puede haber puesto una cátedra.
Su papá, un día que ya no lo pensaba y le pegunto que cuando eran sus exámenes. Yo le conteste que mi maestro no me habíahecho nada, que se le preguntaría. Pero mi padre me dijo que lo haría el mismo. Así lo hizo el maestro le contesto: .-Amigo su niño no promete la mas leve esperanza de aprovechar, no porque no tenga talento, sino porque le falta aplicación.
Durante la comida, el padre no dijo ni una palabra cuando se alzaron los manteles y se dieron gracias a Dios, el padre se retiro a dormir la siesta y le dijo...
tracking img