Plan de trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1842 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
BALAAM era un adivino o adivinador cuya reputación de hombre que pronunciaba maldiciones y bendiciones eficaces se había extendido mucho más allá de las fronteras de su país natal. Él vivía en Petor, un pueblo situado en la parte superior del valle del Éufrates cerca del río Sajur. No lejos de allí está Harán, donde en un tiempo habían vivido hombres temerosos de Dios como Abrahán, Lot y Jacob.Este hecho puede explicar por qué el adivinador Balaam sabía acerca del Dios verdadero y hasta se refirió a él como “Jehová mi Dios.”—Núm. 22:18.
Pero, ¿cómo llegó Balaam a ser resistidor de la voluntad de Dios? Cuando los israelitas estaban a punto de entrar en la Tierra Prometida, el rey moabita Balac y su pueblo se sobrecogieron de pavor al ver la vasta multitud, que quizás ascendía a cerca de3.000.000 de personas. Los representantes de la nación moabita consultaron con los ancianos de Madián y decidieron que Israel era una amenaza al bienestar de ellos. (Núm. 22:1-4) Estaban bien enterados de lo que Jehová Dios había hecho a favor de la nación de Israel al liberarla de Egipto y también sabían que Dios les había concedido una victoria aplastante sobre los poderosos reinos amorreos queestaban al este del río Jordán. Por lo tanto, no tenían esperanza alguna de vencer a Israel en batalla. Pero razonaron de la siguiente manera: ‘¿Qué hay si pudiera echarse una maldición sobre los israelitas? ¿No serviría eso para debilitarlos, de manera que se les pudiera expulsar?’ Por lo tanto, el rey Balac se propuso buscar los servicios de Balaam, con la mira de adquirir ventaja sobre Israel.LA PRIMERA DELEGACIÓN
Al poco tiempo partió hacia Petor una delegación de ancianos o príncipes moabitas y madianitas. El mensaje que llevaron a Balaam fue el siguiente: “¡Mira! Un pueblo ha salido de Egipto. ¡Mira! Han cubierto la tierra hasta donde alcanza uno a ver, y están morando directamente en frente de mí. Y ahora dígnate venir, por favor; de veras maldíceme a este pueblo, porque es máspoderoso que yo. Quizás pueda herirlo y pueda expulsarlo del país; porque bien sé yo que aquel a quien tú bendices es bendito y aquel a quien tú maldices es maldito.”—Núm. 22:5-7.
Entonces Balaam pidió a la delegación que se alojara con él aquella noche y les prometió que a la siguiente mañana les referiría la palabra de Jehová. ¿Cuál fue la revelación divina que se le dio a Balaam? “No debes ircon ellos. No debes maldecir al pueblo, porque son benditos.” (Núm. 22:8, 12) En vista de esto, Balaam dijo a los hombres: “Vayan a su país, porque Jehová ha rehusado dejarme ir con ustedes.” (Núm. 22:13) De estas palabras, la delegación podía inferir que Balaam realmente quería ir, pero que simplemente no se le permitía. Al informar a Balac lo que había sucedido, le dijeron: “Balaam ha rehusadovenir con nosotros.”—Núm. 22:14.
SE ENVÍA UNA DELEGACIÓN MÁS DISTINGUIDA
Por lo tanto, parece que Balac concluyó que la oferta que se le había hecho a Balaam, y la delegación misma, no habían sido suficientemente impresionantes. Aparentemente el rey moabita razonó que no conseguiría a Balaam por menos del precio que Balaam considerara aceptable, y él estaba resuelto a traer al adivinador al lugarde los acontecimientos para que se pudiese pronunciar una maldición más potente. Por consiguiente, el rey envió una delegación mayor y más honorable para darle seguridad a Balaam de que sería honrado en gran manera por execrar a Israel.—Núm. 22:15-17.
BALAAM DESEA LA RECOMPENSA
¿Qué haría Balaam ahora? “Si Balac me diese su casa llena de plata y oro,” dijo él, “no pudiera yo pasar más allá de laorden de Jehová mi Dios, para hacer cosa pequeña o grande.” (Núm. 22:18) Balaam sabía muy bien que cualquier intento de maldecir a Israel iba en contra de la voluntad de Jehová. Sin embargo, no despachó a los hombres, sino que aparentemente acarició la idea de que quizás Jehová le permitiera marcharse con los mensajeros. Así que les dijo: “Y ahora ustedes también dígnense permanecer aquí, por...
tracking img