Platón-hipias mayor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1562 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HIPIAS MAYOR
SÓCRATES, HIPIAS.
El dialogo principia cuando Sócrates se encuentra con Hipias, preguntándole el porqué de su tan larga ausencia de Atenas. Hipias le responde diciéndole que no tiene tiempo, pues en Élide siempre lo mandan cuando tiene que negociar algo, pues su opinión es de mucha importancia (tomando en cuenta que Platón lo representa como un vanidoso y falto de conocimiento), alo que Sócrates le contesta de forma burlona (que es la característica particular de dicho personaje): “Esto es ser de verdad un hombre sabio y perfecto, Hipias” (271c) y empieza a halagarlo por la prestación de sus servicios a la comunidad.
Sócrates e Hipias empiezan a conversar sobre los lugares donde había estado este último. Hipias hace mención acerca de un discurso que había dado enLacedemonia (Esparta) sobre las bellas actividades que un joven debe de realizar. Es ahí donde empieza el problema principal del diálogo, pues Sócrates le pide a Hipias que le ayudase explicándole qué es lo bello en sí mismo, pues ante una conversación pasada con un conocido suyo, donde había tachado unas cosas por feas y otras por bellas, este le hubiese refutado con la pregunta: “¿Podrías tú decir quées lo bello?” (279d) y a la cual Sócrates no supo que responder y que seguramente con la gran sabiduría que Hipias poseía le podría contestar (al menos es lo que Sócrates explica a Hipias para poder refutar sus argumentos en forma de tercera persona). Por la petición de Sócrates, Hipias decide ayudarlo a responder dicha pregunta y así nadie más lo desmentiría, para lo que Sócrates le dice que élharía el papel de su “conocido” para así poder aprender mejor.
La primera definición de lo bello, para Hipias es “una doncella bella”. La cual según él, no podría ser objetada por dicha persona; sin embargo para Sócrates este le desmentiría, no sólo de una forma sino, de varias: “¿No es algo bello una yegua bella, o una lira bella no es algo bello, o qué decir de una olla bella?”. A dicharespuesta Hipias, se defiende diciendo que si bien todo eso es bello, no puede ser comparado con una doncella. No obstante Sócrates lo contradiría poniendo como ejemplo la comparación de una Diosa con una doncella, por lo que a Hipias no le queda más que aceptarlo.
La segunda definición de Hipias fue “el oro”. Pues para él a todo aquello a lo que se le añade oro, aunque sea feo, parecerá bello, anteesto Sócrates (con su clara burla de la imitación) le objeta: “¿Crees que Fidas es un mal artista?”. Hipias respondió que no, pero como siempre Sócrates le desmiente, que si él acepta esto, como explicará, que en la estatua de Atenea, ni sus ojos, ni el resto del rostro, ni sus manos y pies, fueran hechos de oro; en cambio lo fueron de marfil y el espacio entre sus ojos era de mármol, entonces¿estos tres materiales son bellos?, Únicamente cuando su uso es adecuado a cada cosa eso la hace bella le respondió Hipias.
“Por lo tanto, si esta persona” le dice Sócrates; me pregunta, ¿qué será más adecuado cuando se pone a hervir una olla llena de legumbres: una cuchara de oro o una de madera de higuera?, Dicho que la de madera da más sabor a la comida y otras cosas que la de oro no. Hipias ya unpoco molesto le responde a dicha pregunta, que claramente sería mejor la de madera, y derrotado nuevamente se decide por otra respuesta, pero ya entendiendo un poco mejor la pregunta como: “la definición de lo bello, como algo que nunca parezca feo a nadie en ninguna parte” (287d).
Después de las dos erróneas respuestas anteriores Hipias da un tercera, a la cual la define como “lo más bello esser rico, tener buena salud, ser honrado por todos los griegos, llegar a la vejez, dar buena sepultura a sus padres fallecidos y ser enterrado bella y magníficamente por los propios hijos” (288e).
Sócrates, nada contento con la tercera respuesta, le dice que si aquel “hombre” le escuchara decir esto, lo perseguiría para golpearlo, pues lo que él le ha preguntado, es sobre la belleza en sí...
tracking img