Poder moderador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3378 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 26 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TAREA#1 EL PODER MODERADOR
Corresponde a Benjamín Constant el indiscutible mérito de haber sabido comprender, al elaborar la doctrina del poder moderador, el auténtico alcance y significado de ese poder real que, como manifestación de la auctoritas, se había venido configurando en la evolución de la historia política inglesa, hasta terminar convertido, al margen del ejercicio de potestadesconcretas, en un poder simbólico cuyas facultades sintetizó Bagehot en la clásica trilogía de «the right to be consulted, theright to en courage, the right to warn». Lo de menos es discutir ahora el contenido y las consecuencias que pueden derivar de esos vaporosos derechos «a ser informado, a animar y a prevenir» de los que hablaba Bagehot, como tampoco hace al caso proceder al análisis semántico dela fórmula propuesta por Thiers de «el Rey reina pero no gobierna». Lo que importa es no olvidar el horizonte histórico-político y la atmósfera intelectual en la que se sitúala obra de Benjamín Constant, para poder entender el alcance y la proyección de su doctrina en el presente.
De todos modos, una observación se impone. Como ha advertido con acierto Bastid (Benjamín Constant et sa doctriné),más allá de los vaivenes de su azar osa vida política, que forzosamente tenían que verse reflejados en sus formulaciones teóricas, supo Benjamín Constant enfocar los problemas y plantear los grandes interrogantes de un mundo político que vivió como protagonista preeminente, desde la talaya del intelectual que, operando con principios y categorías universales, podía otorgar a sus respuestas unadimensión histórica también universal. De suerte que, la doctrina del poder moderador, surgida como resultado de la polémica de fondo que recorrió buena parte del siglo xix, y sin cuyo referente temporal resultaría, como es obvio, ininteligible, si sigue teniendo relevancia en la actualidad es precisamente porque nos enfrentamos ahora a la definición de la Jefatura del Estado desde idénticospresupuestos a los adoptados por Constant, y cuyo recordatorio se hace inicial-mente obligado, no sólo para entender al pensador francés, sino para ofrecer una visión correcta de la primera institución de nuestro ordenamiento constitucional. Me refiero, claro es, por un lado, a la firme creencia de que el proceso revolucionario había constituido un fenómeno histórico irreversible que llevaba aparejado, comoinevitable consecuencia, la renuncia a todos los intentos de restaurar la ordenación del universo político desde los esquemas del Antiguo Régimen. Y, por otro lado, a la convicción profunda de que la defensa de la causa de la libertad, representaba una operación más compleja y difícil que la consagrada en los múltiples panfletos aparecidos en el curso de la revolución.
Fueron esas dos premisas,subyacentes ya en sus primeros ensayos (Des effetsde la terreur, o Fragments d'une constitution républicaine), y que permanecen incólumes en sus trabajos de madurez (Cours de Politique constitutionnelle, o De la li-berté des anciens comparée á celle des modernes), las que, como dijo Schmitt (La Defensa de la Constitución), habrá siempre que tener en cuenta para entender, jurídica y políticamente,en la plenitud de su sentido, la importancia y la vigencia en el presente de la doctrina del poder moderador de Constant.
En la polémica entre el principio democrático y el principio monárquico, Benjamín Constant es probablemente el primero en percatarse de que no sólo se trataba ddiscutir un conflicto de legitimidades políticas, en el que la legitimidad monárquicatradicional, aniquilada por lahistoria, no podía competir con la legitimidad democrática, sino que se planteaba además un problema de estructuración en la organiza-ción jurídica del Estado, al que forzosamente había que ofrecer soluciones más coherentes y adecuadas que las que podían derivar —y de hecho derivaron— de las erróneas interpretaciones en el ámbito jurídico del conflicto político de legitimidades (Réflexions sur...
tracking img