Poemas de borges

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2679 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Apoio:

Patrocínio:

Realização:

POEMAS
Jorge Luis Borges

Copyright © 2000, virtualbooks.com.br Todos os direitos reservados a Editora Virtual Books Online M&M Editores Ltda.É proibida a reprodução do conteúdo desta página em qualquer meio de comunicação, eletrônico ou impresso, sem autorização escrita da Editora.

POEMAS Jorge Luis Borges

Tankas . 1 . Alto en la cumbre todoel jardín es luna, luna de oro. Más precioso es el roce de tu boca en la sombra. . 2 . La voz del ave que la penumbra esconde ha enmudecido. Andas por tu jardín. Algo, lo sé, te falta. . 3 . La ajena copa,

la espada que fue espada en otra mano, la luna de la calle, ?dime, acaso no bastan? . 4 . Bajo la luna el tigre de oro y sombra mira sus garras. No sabe que en el alba han destrozado unhombre. . 5 . Triste la lluvia que sobre el mármol cae, triste ser tierra. Triste no ser los días del hombre, el sueño, el alba. . 6 .. No haber caído, como otros de mi sangre, en la batalla. Ser en la vana noche él que cuenta las sílabas

Alguien . Un hombre trabajado por el tiempo,

un hombre que ni siquiera espera la muerte (las pruebas de la muerte son estadísticas y nadie hay que no corra elalbur de ser el primer inmortal), un hombre que ha aprendido a agradecer las modestas limosnas de los días: el sueño, la rutina, el sabor del agua, una no sospechada etimología, un verso latino o sajón, la memoria de una mujer que lo ha abandonado hace ya tantos años que hoy puede recordarla sin amargura, un hombre que no ignora que el presente ya es el porvenir y el olvido, un hombre que ha sidodesleal y con el que fueron desleales, puede sentir de pronto, al cruzar la calle, una misteriosa felicidad que no viene del lado de la esperanza sino de una antigua inocencia, de su propia raíz o de un dios disperso. . Sabe que no debe mirarla de cerca, porque hay razones más terribles que tigres que le demostrarán su obligación de ser un desdichado, pero humildemente recibe esa felicidad, esaráfaga. . Quizá en la muerte para siempre seremos, cuando el polvo sea polvo, esa indescifrable raíz, de la cual para siempre crecerá,

ecuánime o atroz, nuestro solitario cielo o infierno. .

Ajedrez . I . En su grave rincón, los jugadores Rigen las lentas piezas. El tablero Los demora hasta el alba en su severo Ambito en que se odian dos colores. . Adentro irradian mágicos rigores Las formas:torre homérica, ligero Caballo, armada reina, rey postrero, Oblicuo alfil y peones agresores. . Cuando los jugadores se hayan ido, Cuando el tiempo los haya consumido, Ciertamente no habrá cesado el rito. . En el Oriente se encendió esta guerra Cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra. Como el otro, este juego es infinito. . II . Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada Reina, torre directa y peón ladinoSobre lo negro y blanco del camino Buscan y libran su batalla armada.

. No saben que la mano señalada Del jugador gobierna su destino, No saben que un rigor adamantino Sujeta su albedrío y su jornada. . También el jugador es prisionero (La sentencia es de Omar) de otro tablero De negras noches y de blancos días. . Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. ¿Qué dios detrás de Dios la tramaempieza De polvo y tiempo y sueño y agonías?

Elvira de Alvear . Todas las cosas tuvo y lentamante Todas la abandonaron, La hemos visto Armada de belleza. La mañana Y el arduo mediodía le mostraron, Desde su cumbre, los hermosos reinos De la tierra. La tarde fue borrándolos. El favor de los astros (la infinita Y ubicua red de causas) le había dado La fortuna, que anula las distancias Como el tapizdel árabe, y confunde Deseo y posesión, y el don del verso, Que tranforma las penas verdaderas En una música, un rumor y un símbolo, Y el fervor, y en la sangre la batalla De Ituzaingó y el peso de laureles, Y el goce de perderse en el errante Río del tiempo (río y laberinto) Y en los lentos colores de las tardes. Todas las cosas la dejaron, menos Una. La generosa cortesía La acompañó hasta el...
tracking img