Poesia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (951 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
 

 

Comenzaban a despuntar los primeros rayos de sol y con ellos volvía a cobrar vida el valle; los pinos se teñían de verde, las rocas de un gris azulado, el trigo -hasta ese momento un matojoinerte- se tornaba del color del metal más preciado... y todo, absolutamente todo se veía reflejado en aquellas tranquilas aguas. Era la hora preferida de Dogo para sentarse frente a la ventanaesperando a que llegara la hora de su deseado paseo matutino, se diría que su vista no lo era en gama de grises sino que con toda seguridad era capaz de apreciar el abanico de colores que por minutosiba surgiendo ante él. Cuando ya el sol no era una bola de fuego sino el rey del firmamento, Dogo cambiaba de habitación, con sumo esmero y sigilo se sentaba a los pies de la única cama habitada de toda lacasa, esperaba unos minutos, y si Blanca no hacía mención de levantarse, gruñía con suavidad, luego, acercándose a la cabecera, posaba con cuidado sus maltrechas patas delanteras cerca de la cara desu dueña, su vieja amiga -ya iban para 10 los años que habían compartido- le retiraba la sábana y a modo de beso matutino le daba un pequeño lametón que siempre obtenía respuesta
- ¡Buenos díasprecioso! ¿Ya amaneció?
- ¡Guau! ¡Guau!
- ¡Ya voy! ¡Ya voy!
 
Blanca era una mujer de mediana edad, no muy delgada, alta para las de su generación pero no en exceso, morena, las duras facciones de surostro contrastaban con su propia dulzura. Había sido una urbanita empedernida. Nacida en la gran ciudad, en pleno asfalto, criada y educada entre los bloques de hormigón que conformaban aquel internadoescogido por sus padres,... Ingeniero jefe de una compañía de obras públicas dedicada a la construcción de grandes proyectos (viaductos, presas... hasta una central nuclear)... era ella quien habíavivido rodeada de grises...
 
Un día, cuando las grúas, camiones, orugas, ... y demás profanadores del silencio -el rey absoluto de aquel valle hasta el comienzo de la presa-  habían dejado de...
tracking img