Polemica de la ciencia española. apuntes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2639 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Manuel de la Revilla
< Revista crítica >
Dos recepciones de nuevos académicos se han verificado en la Academia Española: la del Sr. D. Agustín Pascual y la del Sr. D. Gaspar Núñez de Arce.
La influencia de las lenguas germánicas en la formación del romance castellano fue el tema elegido por el Sr. Pascual. Mostró el Sr. Pascual que las influencias germánicas no lograron alterar elcarácter propio de nuestra lengua y de nuestra raza, y señaló el origen de los diversos elementos germánicos que en nuestro idioma se advierten, reducidos a número bien escaso de raíces y cantidad no menos mezquina de formas gramaticales.
El trabajo de Pascual tiene importancia también por vía de apéndice, un excelente catálogo de las raíces y vocablos germánicos traídos a nuestra lengua. El trabajoestá bien en su contenido, pero no en su forma (un estilo hinchado, enigmático, lleno de metáforas).
Canalejas, a quien correspondió contestar al Sr. Pascual. Los problemas filológicos que el Sr. Canalejas se propone en su discurso. El evolucionismo es de hoy más un factor importantísimo de la ciencia que debe tenerse muy en cuenta, porque al cabo, con ser una hipótesis y nada más, no puedenegarse que por todos estilos aventajan a las que le precedieron
Lucha contra las corrientes novísimas, a las que combate desde posición falsa e insostenible; mantenedor de un krausismo antiguo, mirado de reojo por los krausistas de raza, y de un misticismo pseudo cristiano, no muy acepto a los verdaderos creyentes.
Doctrinas religiosas del racionalismo contemporáneo. Sr. Canalejas solo alcanza asostenerle su indisputable talento, sin lograr otra ventaja que la de parecer sospechoso de impiedad a los creyentes y convicto de misticismo anticuado y anticientífico a los librepensadores.
Sr. Canalejas ataca al germanismo, su empeño en negarle toda influencia en nuestra lengua, y sus aspiraciones a un misticismo vago e inconsistente.Sr. Canalejas, tiene más afinidades con los idealismosvaporosos de los místicos germanos que con las grandiosas inspiraciones de los místicos españoles.
Sustituya el Cristo vaporoso de Schleiermacher con el Cristo vivo del Evangelio. Renuncie a esas doctrinas religiosas del racionalismo contemporáneo, que ni son doctrina, ni religión, ni racionalismo.
Sr. Núñez de Arce. Autor de los Gritos del combate. Trató el Sr. Núñez de Arce de señalar las causasde la decadencia de nuestra literatura al terminar la dominación de la casa de Austria. Se fijó en el despotismo político y en la intolerancia religiosa que dieron breve y desastroso término a la prosperidad, grandeza y cultura de la nación española. La intolerancia, aún más que el despotismo, acabó con cultura española y hubo de precipitar, por ende, a nuestras letras en lastimosa decadencia.El hecho que la decadencia científica y la literaria no fueron paralelas no explicó Núñez de Arce. Ninguno de los filósofos españoles logró fundar escuela ni alcanzar legítima influencia, siendo por tanto un mito esa decantada filosofía española, con cuya resurrección sueñan hoy eruditos como Laverde Ruiz y Menéndez Pelayo. Si en la historia literaria de Europa suponemos mucho, en la historiacientífica no somos nada.
¿Débese falta de los filósofos españoles a defecto de nuestro espíritu nacional, más fecundo en místicos y soñadores que en pensadores reflexivos e independientes? Quizá por eso se explique el contraste que ofrece la pobreza de nuestra filosofía comparada con la riqueza de nuestra mística.
Cierto que en Inglaterra, Francia y Alemania había la crueldad también como enEspaña pero eso era el fruto del furor y de la violencia más que de la crueldad fría y sistemática; alternaban con ellas períodos de libertad. Ningún beneficio reportaba a la cultura, y tanto es así, que no se impidió el desarrollo del libre pensamiento ni puso traba alguna al progreso de la ciencia. En esa Inglaterra por ejemplo propagaron Bacon, Hobbes y Locke los más radicales principios de la...
tracking img