Por: pablo lópez e-mail: snatch223@gmail.com el regreso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1751 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por: Pablo López
E-Mail: snatch223@gmail.com

El Regreso

No deseo verla, no quiero encontrarme de nuevo con esa mirada punzante sobre mí, ella siempre fue implacable con la petición de que le diera un nieto, nunca pudo comprender el que yo hubiera decido no tener hijos, para una mujer como ella, criada con el concepto formal y antiguo de lo que debe ser una familia, la sola idea de la noconcepción de descendencia es toda una locura, una y otra vez me atacaba con la petición, hasta llegué a sentirlo como una orden sin posibilidad de rechazo, está fue la razón por la cual me fui de San Gabriel, no podía soportar sus ojos puestos en mi todo el tiempo. Después de muchas discusiones terminó por no exigirme más un nieto, pero estaba claro para mí que no había renunciado a su empeño, yasí lo descubría en los instantes en que sus ojos se posaban implacables sobre mí, podía sentir ese golpe de reproche, tristeza y decepción, poco a poco se fue haciendo más difícil estar a su lado, evitaba llegar temprano a casa solo para no encontrarla despierta, en las mañanas salía antes de que se levantara, dejé de ir a la hora del almuerzo evitando de esta manera esos crueles encuentros frentea la mesa, esto sin duda fue la hecatombe dentro de nuestra relación, si las discusiones habían sido una fisura entre nosotros dos, el hecho de no acompañar a la familia en el almuerzo fue la ruptura total, para alguien que se apega a las tradiciones, esto significaba sin duda una ofensa que no se podía perdonar y así me lo hizo saber.

El silbato sonoro del tren me avisa que es hora deabordar, siempre me he considerado una persona valiente, en todas las nuevas circunstancias a las que me he enfrentado he puesto la entereza como mayor arma, pero en este caso es diferente, aunque me encuentre a cientos de kilómetros de San Gabriel, el solo hecho de imaginarme el encuentro con la mirada inquisidora de mi madre produce en mi alma un escalofrío atroz, un miedo del que casi nunca fui presame embarga completamente, arrojándome a la imperiosa necesidad de salir corriendo y esconderme en un lugar donde la presencia de ella nunca me pueda alcanzar, pero esta es una decisión ya tomada y echarme para atrás no es una posibilidad que tenga contemplada. La presión de tener un hijo que no estaba dispuesto a concebir marco mi relación con las mujeres, y no es que en mi pueblo fuera un DonJuan, pero desde el momento en que tome el tren para alejarme de la tierra de mi madre, la interacción sentimental con el género opuesto fue casi nula, en cada intento por estar junto a alguien se aparecía la imagen de ese primogénito no deseado, y esto se constituyó en una imposibilidad marcada de lograr tener una compañera permanente, cosa que se convirtió en un motivo más para odiar a la mujerque me trajo al mundo.

Subo al tren y busco mi asiento, acomodo mi pequeña maleta en el compartimiento que me ha sido destinado, es escaso el equipaje que llevo, es una manera de reafirmar que mi visita no durará mucho, ocupo mi puesto, desearía poder encender un cigarrillo, quizá el sabor a tabaco y el humo disipen algo de toda esta tensión que siento, pero dentro del tren me es imposiblehacerlo, me acomodo lo mejor que puedo mientras el rechinar que los rieles me avisa que estamos en marcha, empieza el tortuoso camino. Frente a mí se encuentra una joven con un niño, ella esta esmeradamente arreglada aunque por lo que puedo ver su condición no le ayuda mucho, lleva un vestido barato de color blanco, puedo notar el rojo de su sostén, el vestido se muestra traslucido con ese rojo tanintenso, está alegre, juega con su hijo mientras le enumera todas las personas que va a conocer, el chico tiene sueño y solo desea que su progenitora lo deje dormir, luego de unos instantes de intentar llamar la atención del pequeño, la mujer lo deja en paz y se pone a observar por la ventana, de pronto me lanza una sonrisa inocente, ojala no lo hubiera hecho, solo ha logrado ponerme incomodo....
tracking img