Postdesarrollo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2186 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Si me hubieran enseñado…
(Conferencia dictada por Luis Carlos Valenzuela en la ceremonia de Grado de la Universidad Autónoma de Manizales en Diciembre del 2003). Estoy acá para pasarle una cuenta de cobro a una educación universitaria en la que pasé diez años de mi vida y que me prometió muchas cosas que nunca pudo cumplir. Yo creí que con todas esas derivadas e integrales; con los teoremas deimposibilidad de Arrow; con las covarianzas de Sharpe y Markowitz; con lo determinístico y con lo estocástico ....yo, yo creí que estaba listo; que el mundo era mío; que todo iba a ser fácil. No podía estar más equivocado, y la vida, sin avisar, sin compasión alguna, encargado de probármelo una y otra vez. De ahí mi cuenta de cobro. se ha

Es que no me contaron que nada era tan complejo y tandifícil de entender como la condición humana. Nadie me dijo que hacer un esfuerzo por entenderla era más relevante para sobrevivir que todos esos modelitos sofisticados de los que yo tan orgulloso me sentía. No me enseñaron, por ejemplo, que un señor de nombre Epicuro, hace mucho más de 2000 años, había entendido que todo el sistema capitalista era un lamentable error, porqué el placer, el hedonismo,está en la restricción, no en el exceso. El definía el bienestar, la ataraxia en sus términos, como la ausencia de dolor. Solo causa placer, aquello cuya ausencia causa dolor. Si estuviera vivo y si me hubiera dado clase, seguramente me hubiera explicado que un sistema cuya esencia de bienestar es el exceso y el consumo y que convirtió al dinero en un bien y no simplemente en un medio detransacción, es un sistema cuya dinámica está basada en la continúa insatisfacción. El capitalismo por esencia es ansiedad, hubiera dicho Epicuro. Es la negación misma de la ataraxia; de la serenidad. Me hubiera dicho que le creyera, que la satisfacción humana, contrario a lo que las personas creen, no está en el exceso, sino en la restricción. Me habría leído un pedazo del Tao que dice así: “Demasiadocolor ciega el ojo; Demasiado ruido ensordece el oído; Demasiado condimento embota el paladar; Demasiado jugar dispersa la mente; Demasiado deseo entristece el corazón Ninguna de esas versiones de condición humana me fueron enseñadas. Ni siquiera las más prácticas y menos poéticas: esas que parecen explicarlo todo; las que describió Thomas Hobbes en su justificación del Estado, del Leviatán. Para estefilósofo inglés la esencia del hombre es la maldad; la autoridad absoluta e incontestable es lo único que detiene la vocación humana de destrucción. Hobbes decía “que los hombres no encuentran placer, sino, al contrario, un gran sufrimiento, al convivir con otros allí donde no hay un poder superior capaz de atemorizarlos a todos. Cada individuo quiere que su prójimo lo tenga en tan alta estimacomo él se tiene a sí mismo; y siempre que detecta alguna señal de desprecio o de menosprecio trata de hacer daño a quienes lo desprecian para que estos lo valoren más...”.

La condición natural del hombre, decía Hobbes, es la guerra y la destrucción originada en la competencia, la desconfianza y la gloria. Por ello la necesidad de las instituciones, del Estado, del Dios Mortal. La realidad nosmuestra que todos en el fondo somos inquisidores, dueños de la verdad, descendientes directos de Don Tomás de Torquemada. No es bonito, pero es bueno saberlo. Al menos es útil. No muy lejos de Hobbes, no obstante ser considerablemente más optimista, está Hume, quien contrario a lo que siempre nos han enseñado, afirmaba que la razón por si sola nunca puede ser el motivo de ninguna acción devoluntad........Ese era el origen de su célebre comentario: “ La razón no es ni debe ser otra cosa que la esclava de las pasiones y nunca debe pretender más cargo que el de servirlas y obedecerlas.” Nos enseñan todo sobre las razones. Nos enseñan nada sobre las pasiones. Y pretenden que así salga uno a enfrentar un mundo donde las pasiones, las buenas y las malas, arrasan con las razones. Algo está...
tracking img