Principio de resocializacion

INTRODUCCION
Este artículo forma parte de una investigación denominado “Programa de Reinserción Social como mecanismo de la función rehabilitadora de la Pena. Es estudio hecho por un grupo de estudiantes de la U.B.V con la intención de mejorar nuestros conocimientos en lo que tiene que ver con la reincorporación del reo a la vida social.
La pena privativa de libertad desde su nacimiento seencuentra en un constaten cambio donde muchas veces se ve que entra en crisis no obstante continua siendo el eje de los sistemas penológicos y contemporáneos, es así que han surgidos diversas filosofías para justificar el derecho del Estado a imponerla. Se estudian nuevas teorías correctivas con sus variantes del mejoramiento, entre ella la peligrosita y más contemporáneamente la llamada poralgunos autores la filosofía “re” imbuida de conceptos difusos como “reinserción social, reeducación, readaptación social, resocialización”, que remiten a la idea del funcionalismo. Todas ellas dirigidas a legitimar la intervención del Estado en la aplicación de la privación de libertad y en la conformación de la vida de los detenidos.
Retomar la reflexión de estas teorías significa insistir en unasituación que aún no tiene respuesta. Tal es la pregunta: ¿cómo y bajo qué presupuestos puede justificarse la aplicación de la privación de libertad por parte del Estado? Como puede observarse, se trata de reflexionar sobre la pretensión permisiva en un Estado de Derecho Social y Democrático, es decir, un tema de actualidad práctica, en el área del Derecho Penal y vigente en el análisiscriminológico actual.

IDEAS DIRECTRICES DEL SENTIDO DE LA PENA
Prive de libertad a alguno de sus miembros o intervenga de otro modo, conformando su vida, transformando su existencia social, ésta referida a la legitimación del poder estatal, observa que no es posible obviar la mención de los discursos legitimaste del poder punitivo por dos razones:
a) Porque conservan vigencia.
b) De su visión conjuntaresultan construcciones diferentes e incompatibles.
Esto evidencia escasa solidez fundamentadora y crisis permanente en el discurso que en la práctica se traduce en una pluralidad de discursos legitimarte que permiten racionalizar cualquier decisión con sólo hallar el discurso apropiado entre los que se ofrecen.
Resumiendo las posiciones fundamentales, pueden señalarse tres soluciones oproposiciones de respuestas a la gran interrogante anteriormente indicada:
Esta concepción gira en torno a tres aspectos de sentido religioso: venganza, expiación y la idea de la existencia de un nexo necesario entre culpa y castigo, reminiscencia de concepciones arcaicas de tipo mágico religiosa que derivan de una confusión entre derecho y naturaleza, así como ocurre con la idea de la pena comorestauración del orden natural violado y las religiones del talión o de la purificación del delito a través del castigo.
UTILITARISMO
La segunda y la tercera propuesta están relacionadas con la concepción de la pena como medio, rasgo común de todas las teorías relativas o utilitarias. Estas, en la medida que excluyen las penas socialmente inútiles, son el presupuesto necesario de cualquier teoría penalacerca de los límites de la potestad punitiva del Estado. Todas las teorías utilitaristas le asignan a la pena el fin de la prevención de los delitos y ello puede ocurrir de cuatro maneras: corrigiendo al reo, (prevención especial positiva); neutralizando al reo (prevención especial negativa); reforzando la fidelidad de los asociados al orden establecido (prevención general positiva o de laintegración); intimidando a fin de disuadir a los ciudadanos de cometer delitos (prevención general negativa o de la intimidación). La tradición penal utilitarista propuesta por Beccaria y seguida por Bentham recoge la primera versión sustentada en la máxima utilidad para el mayor número, sin sugerir criterios que permitan delimitar y minimizar el derecho penal.
PREVENCIÓN ESPECIAL
El modelo...
tracking img