Produccion de la apitoxina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4843 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“AÑO DE LA UNION NACIONAL FRENTE A LA CRISIS EXTERNA”

UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA

FACULTAD DE ZOOTECNIA

ESCUELA PROFESIONAL DE MEDICINA VETERINARIA

PRODUCCION DE APITOXINA



CURSO : APICULTURA.

DOCENTE : ING. FELIX S. ALVAREZ SANCHEZ.

ALUMNOS : FACUNDO SILVA LUCIA ESTELA.
PALACIOS FARFAN KATIA.
VELIZ HUACCHILLO GARDY.


PIURA – PERU
2009

INTRODUCCION

El veneno de abejas,también conocido como Apitoxina (del latin apis = abeja - y del griego toxikon = veneno), es producido por una glándula de secreción acida y otra de secreción alcalina, incluidas en el interior del abdomen de la abeja obrera.
Las propiedades curativas del veneno de abejas tienen una antigua tradición. La Apitoxina y su empleo en distintas dolencias osteoarticulares fue conocida antes de nuestra erapor Hipocrates y Celse, y más tarde por Galeno. La literatura habla de que Carlo Magno e Ivan el Terrible sufrían de enfermedad a las articulaciones y fueron curados con veneno de abejas.
El veneno de abejas y su empleo por medio de picadurasm es conocido ante de nuestra era por Hipócrates y Celse, y más tarde (siglo I de nuestra era) por Galeno. Fue el médico francés Demarti el primero que loempleó en Europa en 1858.
Por cierto, siendo la Apitoxina o veneno de abejas el principal producto, Apitel también se ha preocupado de los otros derivados de las nobles abejas, tales como propóleos, jalea real, polen y miel para aplicaciones terapéuticas.

OBJETIVOS

* Diferenciar y reconocer la importancia de la Apitoxina para la humanidad

* Conocer la producción de Apitoxina en el ámbitodel mercadeo.

MARCO TEORICO
LA HISTORIA
La primera vez que se habló de APITERAPIA fue para hacer referencia al uso médico de las picaduras de abejas o apitoxiterapia.
Pero si me detengo a hacer un poco de historia, aquí no es porque los demás productos apiterapéuticos no tengan antecedentes antiquísimos, recordemos el uso del propóleo que hacían los antiguos egipcios, romanos, persas e incas, aligual que de la cera y la miel. Basta con buscar en el papiro de Ebers (1700 a.n.e.) en la Torá (Pentateuco), Profetas y otros libros bíblicos, en los escritos de Aristóteles, Plinio, Dioscórides, Galeno, Hipócrates, Varro, Avicena, y demás eruditos de la antigüedad, para trazar los antecedentes conocidos de la apiterapia con productos de la colmena.
En la historia de la medicina se destaca lafigura del médico Philip Semmelweis, pionero de la antisepsia. Cuando en 1847 comenzó a trabajar en el departamento de Obstetricia de la Universidad Imperial de Viena, la mortalidad materna en éste era de 26%. Semmelweis planteó repetidamente que la causa de esa alta mortalidad era la sepsis puerperal provocada por las manos contaminadas de los cadáveres. Sus argumentos fueron rechazados una y otra vezpor las autoridades de la Universidad, a pesar de que en 1860 Semmelweis había logrado reducir la mortalidad a casi 0.5%
Semmelwieis no logró vencer la oposición a sus argumentos sólidos. En 1865, a los 47 años, murió en un manicomio cerca de Viena. Años después Lister abodó por la antisepsia quirúrgica y hasta hoy es considerado como el Padre de la cirugía antiséptica. Similar en muchos aspectosa la historia de Semmelweis fue la vida del médico Philip Terc, padre de la apitoxiterapia. Ambos se llamaban Philip, eran médicos austriacos, casi contemporáneos y tuvieron que enfrentarse al dogmatismo académico de la Viena del siglo XIX. Ter (1844-1915) nacido en Praporiste, Bohemia, era reumático y sufría de intensos dolores articulares. Un día sentado en su jardín, en 1868, fue atacado depronto por muchas abejas y a partir de entonces sus dolores comenzaron a desaparecer y los miembros adquirieron nueva movilidad.
A partir de entonces se dedicó a investigar la causa de su sorprendente cura y permaneció durante 10 años haciendo experimentos, pese a ser combatido y ridiculizado por sus colegas.
En 1878 y 1889 presente ante la Universidad Imperial de Viena sus notables conclusiones...
tracking img