Prueba de amor de roberto arlt

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3592 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRUEBA DE AMOR de Roberto Arlt
Boceto teatral irrepresentable ante personas honestas
Personajes: Guinter - Frida

ACTO UNICO

(Abierto sobre la escena, un cuarto de baño de muros cubiertos con azulejos blancos, separado de la biblioteca por un tabique de mampostería. La puerta del cuarto de baño comunica con el cos¬tado lateral izquierdo del foro, mientras que la puerta de la bi¬blioteca,dando frente a los espectadores, se abre sobre un pasi¬llo. La mesa de la biblioteca aparece anormalmente cubierta por un mantel blanco sobre el cual se distinguen pilas de paquetes pequeños cuyo contenido es imposible discernir. Fría luz invernal ilumina la escena.)

ESCENA 1

(GUINTER, en traje de calle, pero sin sombrero, entra con paso len¬to en la biblioteca; mira abstraído durante uninstante los paque¬tes que están sobre la mesa y se acerca a la biblioteca, de la que extrae un libro, que hojea y coloca inmediatamente en el estante. Luego se acerca a la mesa, recoge las cuatro puntas del mantel e improvisa así un bulto. Indeciso, cavila y sale; entra en el cuarto de baño, donde se mira en el espejo.)

GUINTER. Nada más que veintisiete años... y ¡qué viejo es¬toy. . .!(Enciende un cigarrillo sentándose en la orilla de la bañera enlozada.)

GUINTER. Podría estar peor... (Mira en derredor.) Es ló¬gico...: Con estas cosas no se juega.

(GUINTER cavila algunos segundos. Sale y entra en la bi¬blioteca. Recoge el bulto por las orejas de trapo y sale nue¬vamente, para aparecer en el cuarto de baño. Deposita su carga en el suelo, mira buscando un lugar adecuado dondeguardarla y, después de cerciorarse de que la bañera no contiene residuos de agua, coloca el bolsón dentro de ella. Ter¬minada dicha operación, se refugia en la biblioteca acostán¬dose en un sofá, pero, impaciente, abandona su rincón para acercarse a un reloj de pie cuya tapadera de vidrio abre, para hacer correr lentamente con el dedo el minutero.)

GUINTER. Canalla..., siempre caminarás más rápidoo más despacio de lo que necesitamos nosotros los hombres.

Se escucha el repiqueteo de un timbre. (GUINTER sale apresurado.)

ESCENA 2

(GUINTER entra en la biblioteca en compañía de una joven que representa veinticuatro años, con traje "sastre" azul y velillo so¬bre el rostro. Cuando se quita el sombrero queda en escena un tipo insignificante de mujer. La fuerza interna de FRIDA setras¬luce en la parsimonia de sus gestos y en la contención de sus nervios. Se tiene en presencia de ella la sensación que esta mujer es una perfecta hipócrita, espiritualizada y afinada por experiencias que ha sobrepasado. Toma asiento en un sofá frente a GUINTER.)

GUINTER. ¿Tenías miedo de venir?
FRIDA. Miedo propiamente, no. Pero no me agradaría que en casa lo supieran.
GUINTER. ¿No estamoscomprometidos, acaso?
FRIDA. Eso tiene que ser extraordinariamente importante para mí, ¿no?
GUINTER. ¿Por qué decís eso?
FRIDA. Según los hombres, únicamente un compromiso formal puede decidirla a una mujer a dar ciertos pasos. . ., al menos entiendo que en tu pregunta vos querés establecer eso ...
GUINTER. Sí. . ., efectivamente,
FRIDA. De modo que éste es tu departamento (mira en de¬rredor). Muybonito.

(Se produce un intervalo de silencio.)

GUINTER. Bueno..., decime..., ¿te imaginás para qué te hice venir?
FRIDA. No.
GUINTER (burlón).-¿Así que no te imaginás? Cierto, es ló¬gico que no te imaginés.
FRIDA. No usés ese tono burlón. ¿He dicho alguna vez que era adivina?
GUINTER. Es cierto... Bueno, aclararé yo el misterio. Nece¬sito que me des una prueba, una verdadera prueba deque tu amor no consiste en palabras.
FRIDA. Entonces me lo imaginé. (Sarcástica.) ¡Qué curioso! No creí nunca disponer de tanta imaginación.
GUINTER. Pues esta vez tu imaginación ha fallado, me parece. Yo lo que necesito es una prueba auténtica de amor.
FRIDA. ¿No te la doy al visitarte, completamente sola?
GUINTER (irónico). A los veinticuatro años, son raras las mu¬jeres que no han...
tracking img