Puentes en el silencio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1591 palabras )
  • Descarga(s) : 35
  • Publicado : 26 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
| |
|Puentes en el olvido |

|Trabajo final de arrastre de Redacción y Estilo|

Al hablar de la situación política de Venezuela, se suele reprochar las enésimas leyes con las que no se está de acuerdo, los cambios en la economía del país, las injusticias, la impunidad, los presos políticos y a veces, cuando cumplen años, a los exiliados. ¿Quiénes son esas personas que arriesgaron tanto por su patria que ahora tienen que vivir lejos de ella?

Recordamosnombres públicos como el de Patricia Poleo y recientes como el de Manuel Rosales pero de tantas otras personas que hay en tierras ajenas no recordamos nada.

No puedo hablar con propiedad quizás de todos los que tuvieron que huir, pero si de un caso en particular, mi papá, Gustavo Alberto Diaz Vivas, en el exilio desde hace cuatro años y medio.

El 11 de abril un oficial con grado de Coronelaparecía, producto de la improvisación, tras la figura autoproclamada de Pedro Carmona Estanga. Nunca entendió bien qué hacia allí y solo recuerda al oficial superior que le dio la orden de colocarse en el lugar que finalmente sería su plataforma de lanzamiento hacia el exilio.

Dos días después se encontraba sólo en Miraflores, esperando que volviera el que había sido Presidente y su subalternomucho antes que eso. Como hombre valiente esperó y dio la cara para entregar lo que ya estaba perdido. Al verse rodeado de enemigos que solo emitían amenazas e insultos solo pidió una cosa.

Estaba sentada en la sala de mi casa, preocupada, solo tenía trece años pero entendía la gravedad de la situación. El teléfono suena y mi mamá atiende, habla por unos momentos y luego me dice que me acerque,mi papá quería hablar conmigo.

--¡Princesa! Mi amor tengo que hablar rapidito, solo quiero decirte que te amo muchísimo, cuida a tu hermano. Pase lo que pase nunca me olvides y ten siempre presente que eres y serás mi princesita y todo lo que hago es por ti y Tavito, solo soy un puente para que vivan y crezcan en el país que crecí yo y quiero para ustedes. Pórtate bien, te amo. Pásame otra veza tu mamá.

En ese momento sentí que el mundo se venía abajo y a la vez que no era tan “fino” que mi papá fuera ese superhéroe que siempre supe que era.

El 14 de abril en la mañana una figura uniformada aparece en la puerta del apartamento, que estaba abierta porque los vecinos insistían en no dejarnos solas a mi mamá y a mi, era él, otra vez con nosotras y lejos de peligro.

Después de esose sucedieron hechos en tropel, uno tras otro, que reflejaban la rebeldía contra el autócrata, de un oficial formado, en casa y en cuartel, bajo los rígidos parámetros de la disciplina, la democracia y la dignidad.

No había sido sentenciado aun por haber sido custodia pasajero del fugaz presidente cuando se entregó a la lucha en la Plaza Altamira, saliendo de casa oculto en la parte trasera deuna camioneta plateada. De allí no pasó mucho tiempo cuando los estragos de una lucha que aparta a un esposo de su hogar hicieron efecto desembocando en un divorcio. En el reto de “la Patria o el amor” ganó la Patria porque, según él, “sin ella no hay amor que se disfrute”.

Gustavo Diaz, demasiado rubio y con el tamaño justo que se exige en los cuarteles para admitir ingresos, no mostraba aprimera vista ser el profesor que dio clases en Fort Knox, Escuela de Caballería y Blindados de Estados Unidos, clases que yo le ayudaba a preparar cuando solo tenía cuatro años y mi inglés superaba al de él por mucho, nunca lo aprendió muy bien.

La insistencia, la tenacidad, la terquedad o la venezolanidad hizo que, a pesar de la lógica persecución que lo acosaba, insistiera en quedarse en...
tracking img