Que diablos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2550 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 16 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARISTÓTELES O LA ÉTICA DE LA FELICICDAD

(384 a.C. – 322 a.C.)

“La felicidad es un cierta actividad.”

“Grecia es lo que todo mundo conoce, hasta in absentia y aunque sea niño, idiota o no haya nacido. Es lo que se espera que sea la Tierra, con un poco de suerte. Es el umbral sublime de la inocencia. Sigue, como en el día de su nacimiento, desnuda y plenamente revelada. No es misteriosa,ni impenetrable, ni horrible, ni desafiante, ni pretenciosa. Está hecha de tierra, aire, fuego y agua. Cambia en las estaciones con ritmos armoniosos y ondulantes. Respira, invita, responde”, escribe Henry Miller cuando quiere reflejara la magia de la península mediterránea.

Atenas, sin embargo, es algo más. Atenas es la cuna , el ombligo de la historia, como mínimo occidental. Atenas puedeapaciguar el espíritu y aguijonear el pensamiento. Sólo la luz transparente, densa y refinada que se proyecta sobre un paisaje en el que predominan el azul y el blanco, ya nos revela algunos de los secretos más preciados de la existencia: “Siempre recordaré los paseos nocturnos por Atenas, bajo las estrellas de otoño. Con frecuencia iba hasta un risco escarpado, a pie del Licabeto, y me quedaba allídurante una o dos horas contemplando el cielo... En todo ello había algo inmaculado. En alguna parte más allá del barrio de Ammonia, en un abandonado distrito cuyas calles llevan nombres de filósofos, me dejaba caer con regularidad en medio de un silencio tan intenso y aterciopelado al mismo tiempo, que la atmósfera parecía estar llena de polvo de estrellas, cuyo zumbido luminosos escapaba aloído humano. Atenas y Nueva York son dos ciudades cargadas de electricidad, únicas entre las que conozco de esta clase”, añade Miller.

Y en Atenas, como en todos los lugares donde los griegos fundaron ciudades, podemos encontrar los dos centros sobre los cuales pivotó toda la cultura clásica, los dos edificios más característicos de su civilización: el teatro y el estadio. Adosado a la colina dela Acrópolis de halla el teatro de Dioniso, varias veces reconstruido, mientras que el estadio se encontraba algo más alejado.

El teatro es originario de las fiestas de carácter religioso en honor a Dioniso que se celebraban durante el invierno, que se planteaban de manera competitiva como los Juegos Olímpicos. Todo el mundo sabe que los teatros griegos eran al aire libre, razón por la queseguramente tenemos que agradecer esta distracción a la suavidad del clima mediterráneo. Las representaciones, en las cuales tampoco podían actuar las mujeres, empezaban a primera hora de la mañana, ya que había que ver cuatro o cinco obras antes de irse a dormir. No había interrupciones. Y así durante toda una mañana.

En la educación de un joven ateniense, la parte intelectual, que incluye lasletras y la música, precede temporalmente a la parte deportiva. Se supone que hacia los doce años los jóvenes empezaban a hacer ejercicios gimnásticos. Los atletas realizaban, desnudos, con los cuerpos untados de aceites aromáticos, los movimientos pautados mientras escuchaban música. La lucha era el deporte por excelencia, aunque los muchachos de buena familia, como en la actualidad, tambiénpracticaban equitación. Cada cuatro años se reunían los mejores deportistas en Olimpia para competir entre ellos. El estadio acogía a cuarenta mil personas sentadas. La primera competición era la más popular: una carrera de doscientos once metros. A continuación se pasaba a la lucha y a la equitación. El pentatlón era la competición más “noble”: para participar en ella había que ser de casa bien.Aristóteles era un empedernido seguidor de las pruebas de pentatlón. “Todo el cuerpo, todas las fuerzas: elegancia y robustez”, escribe sobre esta práctica deportiva. Sin embargo, seguramente sus clases en el Liceo no le dejaban demasiado tiempo para poder disfrutar de esta afición deportiva. Aristóteles daba clases cada mañana a sus estudiantes. Las tardes las dedicaba a dictar conferencias de...
tracking img