Quinto mandamiento divino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1781 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Quinto Mandamiento Divino: “No matarás” (Ex 20,13)

¿En qué consiste?
El hombre es alguien singular: la única criatura de este mundo a la que Dios ama por sí misma. Está destinado a conocer y amar eternamente a Dios, y su vida es sagrada. Ha sido creado a imagen y semejanza de Dios (cfr. Gn 1, 26-27), y éste es el fundamento último de la dignidad humana y del mandamiento “No matarás”.
Estemandamiento hace referencia a los seres humanos. Es legítimo servirse de los animales para obtener alimento, vestido, etc; ya que Dios los puso en la tierra para que estuviesen al servicio del hombre. Sin embargo, no hay que olvidar que el hombre no es “dueño” de la Creación, sino su administrador y por lo tanto, tiene la obligación de respetar y cuidar la naturaleza, que necesita para su propiaexistencia y desarrollo (cfr. Catecismo, 2418).

La vida humana en la Doctrina Católica
2258 La vida humana es sagrada, porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar demodo directo a un ser humano inocente (CDF, instr. "Donum vitae" intr. 5).
La Escritura precisa lo que el quinto mandamiento prohíbe: ‘No quites la vida del inocente y justo’ (Ex 23, 7). El homicidio voluntario de un inocente es gravemente contrario a la dignidad del ser humano, a la regla de oro y a la santidad del Creador. La ley que lo proscribe posee una validez universal: obliga a todos y acada uno, siempre y en todas partes.

La relación del Quinto Mandamiento con:
• La esterilización: La regulación de la natalidad representa uno de los aspectos de la paternidad y la maternidad responsables. La legitimidad de las intenciones de los esposos no justifica el recurso a medios moralmente reprobables (p.e. la esterilización directa)» (CIC 2399). En su Discurso al Congreso de laSociedad Italiana de Urología, el Papa Pío XII expuso las tres condiciones que tienen que cumplirse para que aplique el principio de la totalidad:
1. Que el mantenimiento de la facultad procreativa provoque un daño
2. Que este daño no pueda ser evitado o notablemente disminuido más que por la mutilación en cuestión.
3. Que pueda darse razonablemente por descontado que el efecto negativo de laesterilización será superado por el efecto positivo de haber evitado el daño grave presente o amenazante.
• La anticoncepción: La Encíclica Humanae Vitae confirmó la enseñanza de la Iglesia declarando inmoral "toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga hacer imposible la procreación" HV, 14. Es por lo tantoinmoral el uso de cualquier sustancia farmacéutica y la interrupción directa del progreso generador ya iniciado y sobre todo el aborto directamente querido y procurado, aunque sea por razones terapéuticas" (HV,14).
• El aborto: 2270 La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe verreconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida (cf. CDF, instr. "Donum vitae" 1, 1). 2272 La cooperación formal a un aborto constituye una falta grave. La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana. ‘Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión’ (⇒ CIC can. 1398). Con estola Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad.
“Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses te tenía consagrado” (Jr 1, 5; Jb 10, 8-12; Sal 22, 10-11)

• La fecundación artificial: Las...
tracking img