Reflexion sobre ensenanza-aprendizaje

Después de leer Ética para Amador

Una breve reflexión sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje, decisiones y el arte de vivir la vida.

“A los cielos llamo por testigos hoy…que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida…”

Deuteronomio 30:19

Muchas veces me he sentido como Fernando Savater en elprólogo de Ėtica para Amador. “A veces, Amador, me dan ganas de contarte muchas cosas…” Cuando veo un grupo de mocosos me dan ganas de enseñarle una infinidad de cosas. Mejor dicho, me dan ganas de atosigarle muchas cosas; matemáticas, conceptos de física, historia, inglés como segundo idioma, ciencias, amor por la lectura, buenas maneras, protocolo, etiqueta y lo que llaman en Castilla la vieja“street smarts”…y todo lo anteriormente expuesto, a la vez. Es por esto que me impresionó mucho Fernando Savater y sus conceptos de “saber vivir”, libertad, motivos, costumbres, y caprichos.
Muchas personas describirían ese deseo de impartir el conocimiento que ya tenemos con la famosa frase “me gustaría meterme dentro de sus cerebros”. Creo que muchos padres y maestros tienen constantemente aflor de piel la tentación de impartir lo que ya saben de una manera impuesta. Esta tentación, sin embargo, no es producto de una mala intención, si no del deseo de proteger a la nueva generación de los cantazos que da la vida.
Amador recibe de su padre el siguiente consejo: “Ten confianza en ti mismo”. Ciertamente para esto se necesita ser libre y seguro de sí mismo. Viendo esto desdeel punto de vista de la escuela, si le atosigo a los alumnos “mis perlas de sabiduría” lo que lograré es que dependan más de mí, creando unas especies de parásitos, seguros no en ellos mismos, si no en su “fuente de sabiduría”. Habrá una que otra persona que le guste amamantar a sus discípulos y que ellos dependan por largo tiempo de ésta. Pero esta situación no solamente coarta la libertad delestudiante, coarta también la libertad del maestro.
Hace unos años trabajé en una escuela privada cuya filosofía de enseñanza todavía es conductivista, mejor dicho; extremadamente conductivista. Debo confesar que durante todo el semestre recordaba una frase utilizada por un comediante en uno de esos programas pueblerinos de televisión. La frase “¿Gánster, que hago?” venía a mi mentecada vez que los niños me preguntaban: “Misis, ¿qué hago?”. Sonriendo (y ocultando mis ganas de decir “Nene, ¿es que tú no entiendes?”), trataba de “poner la bola en la otra cancha”, preguntándole una que otra pregunta que activara su pensamiento crítico. Debo confesar que me harté de oir “Es que, misis, usted no escribe las definiciones en la pizarra” y de ir constantemente contra la presiónde los demás maestros (los cuales eran CCHC---Cajas Conductivistas Herméticamente Cerradas). Ciertamente es más fácil hacer que se embotellen las cosas. ¡Pero me da mucha lástima que esos estudiantes sólo utilicen ese precioso organizador que Dios les dio solamente para memorizar!
El estar ‘condicionados” solamente para embotellar información ciertamente hará la tarea de “saber vivir”sumamente difícil. El autor de Ética para Amador coincidiría conmigo en decir que simple y llanamente no seríamos libres. Savater explica que “lo que vaya a ser nuestra vida es, al menos en parte, resultado de lo que quiera cada cual”. Siempre he creído en la ley de la siembra y la cosecha.
Savater modela en su libro la manera en la cual “enseña” a su hijo Amador.
Primeramente, el autor se“desnuda” dejando ver su humanidad, exponiendo sus recuerdos y pensamientos. Todo esto con calma, sin estrés, (le indica que puede leer el libro cuando quiera) y utilizando cuentos y alegorías sin imposiciones. Visto desde la perspectiva de estrategias humanistas, Savater comunica al lector que hay muchas maneras de hacer las cosas: “nunca tenemos un sólo camino a seguir, si no varios.” (P....
tracking img