Relaciones exteriores entre españa y portugal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5490 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

La historia de España y la de Portugal están profundamente ligadas desde hace siglos, y las relaciones entre ambos países han sido siempre complejas, a lo largo de la historia han estado llenas de rencillas en la mayoría de sus casos producidas por el desconocimiento mutuo y la incomprensión, que ha hecho que los gobiernos se hayan mantenido alejados y en ocasiones enfrentados.En este trabajo hago un breve recorrido por el siglo XX donde ha habido muchos momentos para la desconfianza mutua pero también para el entendimiento. Durante la segunda mitad de este siglo es cuando las relaciones entre los dos paises mejoran:

“La madurez que marca las relaciones actuales entre España y Portugal es la culminación de un proceso de aproximación que se inició a finales de losaños 70. El proceso de transición democrática, casi simultáneo, y la posterior adhesión, también simultánea, a la Comunidad Económica Europea, fueron elementos determinantes para el inicio de un nuevo ciclo de relaciones. En menos de tres décadas se consiguió invertir el peso negativo de las disensiones históricas que a veces marcaron nuestras relaciones de vecindad, desarrollar una relación deconfianza mutua y una capacidad de diálogo y cooperación, así como apoyar valores e intereses comunes en la escena internacional.”[1]

En la actualidad asistimos a una evolución en las relaciones bilaterales que resulta alentador para un futuro no muy lejano donde ambos países miren hacia un mismo objetivo.

UN POCO DE HISTORIA

Desde el punto de vista portugués existen, dos cuestionesfundamentales que debemos plantear con respecto a España. La primera es si España es para Portugal un país como los demás países de la Unión Europea. Esta cuestión lleva sobreentendida la pregunta inversa, es decir, si para España, Portugal es un país más de la Unión Europea o debe tener un trato diferente.

La segunda cuestión es si la posición portuguesa debería ser la de actuar en España, desde un puntode vista puramente pragmático, en lo económico, lo cultural, etcétera, como en cualquier otro país de la Unión, o si Portugal debería plantear la idea de una acción especial de promoción.

Estas dos cuestiones abordan temas realmente distintos: la primera tiene que ver con la política de alianzas externas de Portugal, en la que España es un elemento clave desde el siglo XVII.

Desde mediadosdel siglo XV y hasta el final del siglo XVI las relaciones entre las coronas de Portugal y de Castilla y León fueron inmejorables. Sin embargo, la necesidad de buscar aliados para garantizar una nueva dinastía -los Bragança- propició a mediados del XVII un cambio radical de política exterior en Portugal y la relación especial con Francia y sobre todo con Inglaterra.

Esta perspectiva fueampliamente discutida en la sociedad portuguesa a lo largo del siglo XIX, con opiniones cada vez más críticas. La discusión se volvió fuertemente emocional en el contexto de la crisis política de 1890, la cual fortaleció la idea de la posibilidad de una alianza preferencial con España, en cualquier caso diferente de lo que sería una Unión Ibérica, que sólo serviría para potenciar conflictos civiles en laPenínsula. El tema fue discutido a ambos lados de la frontera hasta los años treinta del siglo XX, época en que dejaron de existir las condiciones adecuadas para debatir éstos y otros temas.

La segunda cuestión considera temas de actuación práctica: está claro que España es demasiado importante para la economía de Portugal, y el reto cultural es demasiado fuerte como para adoptar la postura dedecir que la actuación de los ministerios de Portugal debe ser idéntica en España a la dibujada para cualquier otro país de la Unión.[2]

COMIENZOS DEL SIGLO XX

Durante los primeros años del siglo XX la conflictividad reinante en Portugal llevaba a suscitar grave preocupación en España. Los republicanos españoles temían, como sus correligionarios portugueses, una posible intervención del...
tracking img