Reseña de ciudad de dios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (341 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La filosofía de la historia de San Agustín fue una obra de la sabiduria, a la vez de la teología y filosofía(...). En el espíritu de San Agustín las dos sabidurías, filosófica y teológica, actúansimultáneamente. En la Ciudad de Dios se esfuerza por desgajar la significación inteligible y, por decirlo así, transhistórica de la historia, la significación inteligible de los sucesos o deldesarrollo de los acontecimientos en el tiempo. Este es precisamente el objeto general de la filosofía de la historia. Jacques Maritain
Nos alegra esta nueva edición de un gran libro cuyainfluencia a lo largo de los siglos ha sido notoria y de relectura urgente para entender lo que estamos viviendo. Empieza la obra señalando Agustín que si Roma se hundió no fue por el cristianismo, y casini siquiera por los bárbaros, sino por sus vicios. Fue la pérdida de las antiguas virtudes las que actuaron a modo de gangrena que corroyó la civilización dejando el campo abierto para losinvasores. Gente de menos cultura, pero pertrechados y lejos del gran poderío militar romano acabaron en un dos por tres con la orgullosa Roma. Desde entonces sabemos, que la degradación moral anunciala ruina de un pueblo. Pero si La Ciudad de Dios se ha hecho famosa ha sido principalmente porque inaugura la Teología de la Historia. Esta rama del pensamiento indaga sobre el sentido de losacontecimientos. San Agustín muestra que la historia sólo se entiende desde la Providencia y que el centro hay que buscarlo en Jesucristo. Pero, claro está, existe la libertad y "dos amores fundarondos ciudades: el amor a uno mismo hasta el desprecio de Dios y el amor de Dios hasta el desprecio de uno mismo". Y ahí está todo dicho y el autor lo expone con mucha más profundidad y ejemplos. Unlibro fundamental, que ha de conocerse a menos en sus ideas principales y que es bueno tener en casa para, aunque sea en breves sorbos, entrar en contacto con una mente clarividente, la de un santo.
tracking img