Reseña de sociología del 98, de josé luis abellán

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2546 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
José Luis Abellán hace un pequeño recorrido por la generación del 98 y algunos de sus grandes escritores.

Comienza el libro afirmando el interés de dicha generación por lo social, haciendo una clara diferenciación con los modernistas que eran de tendencia puramente esteticista. Hace una nómina esencial basándose en el concepto de generación de Salinas que la define como un grupo de personasque comparten un mismo espíritu despertado por un hecho común a todos. En este caso, el desastre del 98. Siguiendo esta definición elabora una nómina esencial pero recordándonos que no son los únicos noventayochistas, que hay muchos más que comparten ese espíritu: Unamuno (1864), Ganivet (1865), Valle-Inclán (1866), Baroja (1872), Azorín (1873), Maeztu (1874) y Antonio Machado (1875).

Acontinuación dice que a pesar de haber seguido diferentes antes y después del desastre, son una generación porque el tiempo en el que se cruzaron unos en las vidas de otros compartieron ese interés por el “problema de España”, y por lo tanto, ateniéndose a dicho anteriormente, son una generación.

El autor alude al hecho de que los hombres del 98 pertenecían a la pequeña burguesía y por lo tanto vivieronel fracaso de una reforma agraria que se vio como única solución para llegar a un sistema democrático. Tras ese revés, algunos decidieron evadirse a través de la creación y elaboración de mitos. El tema de la Madre, pero desde la perspectiva de Madre-Tierra, interesó al 98 desde el punto de vista del paisaje, alabando estéticamente al paisaje y natal y a Castilla como creadora de la personalidadhispánica. También hablaron del mito de don Juan, aunque sin detenerse demasiado, a excepción de Unamuno. Otro de los mitos en los que se detuvieron noventayochistas es el de don Quijote al que se ha aludido como “la tercera salida de don Quijote”. El punto de inspiración de esto es Ganivet en su Idearium español donde nos lo presenta como arquetipo del regeneracionismo español. Es Unamuno quienmejor da forma al mito. Esta figura representa el deseo de gloria y el afán de inmortalidad. El mito último y más importante es el de la España ideal. El punto de partida común a todos es la idea de que España está sin acabar y es necesario acabarla para que la tradición y la historia españolas tengan un remate bello y honroso.

Tras esta pequeña introducción a la generación del 98, José LuisAbellán nos hace un pequeño recorrido por algunos de los escritores más destacados del movimiento: Azorín, Baroja, Machado, Maeztu, Unamuno y Valle-Inclán.

Empieza con Azorín, exponiendo que su estilo revolucionó la prosa española. Estudiara luego el carácter ambivalente del autor que pasa de una preocupación político-social a un cada vez mayor desentendimiento. Azorín afirma que el capitalismoes una injusticia que debe erradicarse y que el futuro será del proletariado. Nietzsche va a ser el causante del paso de la época anarquista a la estetizante. En primer lugar porque Nietzsche sirvió para fundamentar el individualismo. Esto, sumado al egoísmo de Max Stirner, hace que Martínez Ruiz pase de un sentimiento de solidaridad proletaria al individualismo desencarnado. A raíz de esto vacreando y convirtiéndose en el personaje Antonio Azorín como vemos en La voluntad (1902) Antonio Azorín (1903) y Las confesiones de un pequeño filósofo (1904). Observa Abellán que de este individualismo pasa al siguiente paso lógico, que es la exaltación de la fuerza y el poder como vemos en La voluntad. A partir de ahí más o menos, Azorín deja de interesarse por la política por completo ya que pasade una bando para otro sólo por interés propio. Es aquí cuando interesa especialmente lo estético de este autor.

Abellán hace hincapié la influencia de Shopenhauer sobre Azorín desde joven relacinándose con el Mito del Eterno Retorno, que sostiene que el mundo se destruye y se recrea una y otra vez sobre sí mismo. Este mito salva el tema del tiempo que tanto atormenta a Azorín y es la clave...
tracking img