Reseña: el ruido eterno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3106 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 22 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Ruido Eterno
Escuchar al siglo XX a través de su música
Título original: The Rest is noise
ALEX ROSS
Traducción: Luis Gago, Editorial: Seix Barral, Barcelona, 2009, 799 páginas, 24€

por Antonio Ferrer

Toda época tiene su música, reflejo de los modos de vida, acontecimientos sociales, efecto de la actividad política en la vida de las personas. El siglo XX es el siglo atormentado porel final de la modernidad. Cómo la música reflejó semejantes hechos tiene dos consecuencias principales: la desolación que produjeron los acontecimientos principales de aquellos años —especialmente los bélicos— y la indiferencia autocomplaciente, y no exenta de culpa, con la que el hombre constató el fin de la era de la razón absoluta. El libro de Alex Ross recoge ambas. La primera conscientemente;la segunda no tanto, al fin y al cabo las consecuencias que extrae muestran un optimismo que contradice la propia música que describe.

Alex Ross traza la cronología musical de un siglo que es casi una era: desde los años del tránsito del XIX al XX —con figuras como Richard Strauss y Gustav Mahler—, hasta el final del siglo XX con las músicas llamadas de la new age —Arvo Pärt, Phillip Glass,Steve Reich—. Para ello tiene que atravesar los cambios producidos por las dos grandes guerras, y cómo afectaron éstas a la composición musical; así como la manera en que el público empezó a necesitar acercarse a la música, no tanto como una forma de espiritualidad para élites como a un producto de consumo más para masas. Todo ello, sin pasar por alto el compromiso y la libertad del individuofrente a la amenaza del totalitarismo político que ha caracterizado al siglo XX.

El éxito editorial de la obra se plasma en dos aspectos: de crítica —con grandes reconocimientos y premios: Samuel Johnson, finalista del Pulitzer, Royal Philharmonic Society— y de público, que ha llevado a la traducción de la obra a múltiples idiomas. En España ha tirado cuatro ediciones en sólo dos meses depublicación.

En esta extensa obra hay tres dimensiones que merecen reseñarse: 1ª, La puramente musical, en la que Ross se muestra como un erudito tanto técnica como históricamente; 2ª, La histórico-social, gracias a la cual el libro se enriquece y se convierte en un repaso de acontecimientos que muchos lectores habrán vivido personalmente o de los que habrán oído hablar a sus mayores; y, por último, 3ª,La literaria. Alex Ross se ha preocupado de que la narración atrape incluso al lector que no está interesado por la música. Por ello ha escrito con ritmo ágil, abundancia de anécdotas elocuentes y, lo mejor de todo, con estructura de conjunto. Esto permite dar a la obra un aire de secuencia o serial que impide dejarla caer de las manos. Por eso merece ser mencionado el esmerado esfuerzo en latraducción por parte de Luis Gago —especialista musical de amplio recorrido en la emisora dedicada a la música clásica dentro de Radio Nacional de España—. Incluso, la edición española incluye una nota del traductor en la que nos explica el título con el que ha salido en nuestro idioma y que da muestra del interés literario al preparar la edición. Alex Ross utilizó las últimas palabras de Hamlet:“para mí el resto es silencio” para voltearlas y titular en original: The Rest is noise, es decir, el resto es ruido. El hallazgo del autor permite concebir la música como algo eterno y casi inefable, al menos tanto como el silencio mismo. Algo así como elevar la música a su más alta consideración, la que la lleva a invadirlo todo. Luis Gago, al traducir, consideró que titular El resto es ruido o Lodemás es ruido era poco eufónico en español por lo que se puso en contacto con el propio Alex Ross para comentarle cómo nuestro clásico, Leandro Fernández de Moratín, había traducido libremente el verso de Shakespeare: “queda ya… el silencio eterno” Y, de ahí, lógicamente, invirtió la fórmula para que nuestra edición lleve por título El Ruido Eterno, lo que además contó con la aprobación de...
tracking img